POR SI LAS MOSCAS

Proyectos inconclusos

Por Laura Monzón
viernes, 2 de febrero de 2018 · 00:00

Esta semana, uno de los sucesos que llamó más la atención fue la demolición de una terraza que se estaba construyendo en avenida Ruiz y la calle Primera, en la zona conocida como R1.

Según se dijo, los responsables de aquella edificación erguida en la banqueta no contaban con los permisos adecuados para que funcionara como zona de consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública.

Vamos, si no se tienen los papeles en orden, pues no se puede quedar ahí; eso queda claro. Lo que no cuadra, es que después de ese altercado, hubo quienes pidieron a las autoridades retirar todas las terrazas con las que cuentan algunos comercios de dicha zona.

Lo anterior sale a colación, porque bastantes personas aplaudieron tal acción por las redes sociales, y comentaron que, aprovechando el viaje del camión de los deshechos, de una vez se llevaran las otras construcciones del estilo, instaladas en la calle Primera y la Ruiz.

La justificación que da la gente, es que este tipo de edificaciones obstruyen el paso en las banquetas, y los peatones deben caminar pegados a los autos estacionados, para no tener que esquivar meseros y comensales que entran, salen y vuelven a entrar del restaurante, hacia la terraza y viceversa.

Claro está que si la calle Primera estuviera organizada como un corredor peatonal, desde la Ryerson, hasta la Castillo, como se había pensado desde un principio, ese tipo de cosas que ponen en riesgo a los transeúntes no sucederían y en Ensenada tendríamos un buen lugar para caminar a gusto, sin tener que sortear camareros, consumidores y autos.

De esta forma, el espacio de la calle podría ser aprovechado para otorgarles un lugar a los artistas del puerto para que expongan sus obras, que los músicos toquen sus instrumentos y que otros vendedores de la zona muestren sus productos a los turistas. Podría ser un espacio bastante colorido.

Por cierto y hablando de cosas inconclusas, ¿qué pasó con los proyectos que anunciaron en 2015 con bombo y platillo del Parque Lineal Rivera, la Plaza Gastronómica Riviera, la Plaza Artesanal Riviera, la Plaza Castillo y el Paseo de la Fama?

En su momento, el otrora alcalde Gilberto Hirata Chico y su séquito habían presentado tales planes. Supuestamente, en aquel entonces se contaba con 22.5 millones de pesos para su creación, además de las carpetas, fichas, fideicomisos locales y hasta el apoyo de los Colegios de Arquitectos e Ingenieros de Ensenada.

Luego, en abril del año pasado, volvieron a anunciarlos, jurando y perjurando que ahora sí se iban a realizar. La diputada Nancy Sánchez Arredondo, dijo que se había gestionado el dinero para estas obras y otras tantas más. Aún seguimos esperando y tal vez nos quedaremos esperando toda la eternidad.

Sin embargo, son proyectos que ayudarían a hacer del puerto un lugar más atractivo para los visitantes, además de que mejorarían la calidad de vida de los ensenadenses, por lo que no deben echarse en saco roto.

Hay muchas cosas por hacer en la ciudad para mejorarla. Por lo menos recuperar espacios para crear más parques arbolados, retirar la basura y los deshechos de los arroyos que cruzan la ciudad para convertirlos en lugares de esparcimiento, sin olvidarnos de la bendita ciclovía que tiene que proyectarse bien y crearse las leyes para su correcta utilización, entre otros planes que siguen en el aire.

Ensenada es una ciudad privilegiada por su posición geográfica y con mucho potencial, el cual no debe desperdiciarse. Es verdad que los Gobiernos que hemos tenido no han hecho bien las cosas, pero también ha faltado mucha participación ciudadana y empresarial para hacer de Ensenada un mejor lugar.

Comentarios