DESDE EL VIGÍA

Reprobados

Por Editorial El Vigía
martes, 27 de febrero de 2018 · 00:00
Seis de cada 10 estudiantes de educación media superior del país cuentan con aprendizaje insuficiente en Matemáticas. Así lo indica el Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA), aplicado el año pasado.

En Lenguaje y Comunicación, los alumnos tuvieron un mejor desempeño, pues sólo tres de cada 10 se colocaron en el nivel de logro insuficiente.

“Es muy grave porque son resultados que se esperarían que alcanzaran los jóvenes al terminar su secundaria, no en nivel medio superior”, lamenta Jorge Hernández, titular de la Unidad de Evaluación del Sistema Educativo Nacional del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

El funcionario comenta que la situación deseable es que los estudiantes alcancen los niveles de logro III y IV, que corresponden a un resultado satisfactorio y bueno, respectivamente.

Quienes permanecen en los primeros escalones enfrentarán mayores dificultades para continuar sus estudios, agrega.

“Son jóvenes que requerirán un apoyo muy decidido porque llegan con deficiencias muy importantes (de niveles educativos anteriores)”, asegura.

Los puntajes bajos son la suma de una cadena de carencias que arrastran los alumnos desde la educación primaria, apunta Hernández.

“Es una trayectoria que acumula déficit. Venimos arrastrando un déficit en Matemáticas y no estamos haciendo políticas de emergencia”, alerta.

Para Alexandra Zapata, directora de Educación e Innovación Cívica del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), estos resultados también representan un obstáculo para su futura vida laboral.

“Los jóvenes no están preparados para enfrentar un mundo muy competitivo. No van a tener las herramientas para poder acceder a mejores oportunidades”, asevera.

Por primera vez, el diseño y los lineamientos para la aplicación de la Prueba PLANEA fueron producto exclusivo del INEE, de manera que los resultados de este instrumento no pueden compararse con las versiones anteriores.

A decir de Zapata, es un retroceso la ausencia de evaluaciones anuales.

“Perdimos los estándares que ya existían en México cancelando la prueba censal anual. No es momento para dar marcha atrás en las herramientas de medición que ya teníamos”, afirma la especialista.

“Necesitamos que la política educativa se base en evidencia y que podamos tener indicadores que nos permitan corregir el rumbo en tiempos más cortos. Por ello, Zapata propone que la prueba ELCE se realice cada año y que se capacite a docentes y directivos para comprender y aprovechar los resultados.

Fuente: Agencia Reforma

Comentarios