COYUNTURA

Cacería de brujas

Por Eloísa Talavera Hernández
martes, 13 de marzo de 2018 · 00:00

Desde hace meses ya, se ha orquestado una campaña masiva para denostar y desacreditar a Ricardo Anaya Cortés, ya candidato de la coalición “Por México al Frente” impulsada desde Los Pinos con el afán en primera instancia, de no permitir que llegara a la candidatura a la Presidencia de la República y ya fracasaron; seguramente continuarán en su intento, tratando de evadir el gran fracaso que ha representado para nuestro país, el gobierno –Peñista-.

En su intento por desviar la atención de la sociedad, el gobierno federal del PRI ha llegado hasta el punto de utilizar las instituciones mexicanas, en este caso la PGR, para tratar de vulnerar no la aspiración de Ricardo Anaya, sino la aspiración de millones de familias que claramente ven la necesidad de un golpe de timón para nuestro país.

Así, sin menoscabo de absolutamente nada, el PRI gobierno encabezado por su líder Enrique Peña Nieto, han manipulado información, que en todo momento, Ricardo Anaya ha tenido la capacidad de corregirles la plana con documentos y argumentos claros, reales y comprobables, vamos, les ha ido revirtiendo a cada paso, su intentona de campaña negra.

Lo cierto es que Ricardo Anaya Cortés, representa para el PRI-Gobierno el verdadero rival a vencer, representa para ellos la caída de sus sistema y una verdadera amenaza para la opacidad y la corrupción en la que han transitado por 5 años ya.

Hoy por hoy, a nueve meses de que termine el gobierno de Peña Nieto, dos de cada 10 mexicanos aprueban su gestión (21%); en tanto, 69% está en desacuerdo con su desempeño, esa es la realidad, les preocupa y los ha ocupado en una campaña negra que lo único que ha permitido, es desenmascararlos como lo que son, la verdadera mafia del poder.

Es una pena, una vergüenza y la triste realidad, que con excepción de la reforma de telecomunicaciones, los cambios fiscales, educativos, energéticos, financieros y laborales de la administración priista de Peña Nieto, han representado un fuerte golpe para el sector empresarial en nuestro país, ha limitado, es más disminuido y restringido la competitividad nacional y le ha robado oportunidades a millones de familias mexicanas.

En su cacería de brujas, en la que intentan disminuir el claro crecimiento de Ricardo Anaya, el PRI-Gobierno de Peña Nieto no puede esconder que en el primer bimestre del año hay un aumento de 41 por ciento respecto al mismo periodo del 2017, en el número de asesinatos en el país.

El mes de febrero de este año cerró con mil 247 asesinatos relacionados al crimen organizado, lo que representó un incremento de 29 por ciento respecto a los 964 casos del mismo mes del 2017.

Vamos, el gobierno –Peñista- ha sido total y completamente incapaz de darle seguridad al pueblo mexicano, la sociedad lo siente y lo sabe y ellos, los del PRI-Gobierno, tratan a toda costa de conservar su hegemonía y para ello buscan enlodar como puedan, a su rival a vencer.

La administración de Peña Nieto puede presumir que en los años que lleva, la economía no ha dejado de crecer, pero a un ritmo tan humillante, mediocre y hasta podría decirse que depresivo, que cualquiera de las cuatro administraciones anteriores (Calderón, Fox, Zedillo y Salinas), con todo y que tuvieron periodos de recesión, arrojaron un saldo de crecimiento mucho mayor al 2.2% al que ha crecido, en promedio anual, la economía en este gobierno.

En esta cacería de brujas emprendida por el PRI-Gobierno de Peña Nieto, tendremos la oportunidad de ver que al final del camino, la gente no se dejará engañar y que con un verdadero cambio inteligente, vendrán nuevos tiempos para el país.

Comentarios