DE NIÑOS Y OTROS ENREDOS

Modelo médico de auto-atención: no todo es bueno

Por Dr. Enrique Sicardi
jueves, 15 de marzo de 2018 · 00:00

La lectura es una de las actividades que más me satisfacen y hace unos meses tuve la oportunidad de leer la tesis doctoral de la Dra. Mercedes Campiglia: “La Institucionalización del Nacimiento”, extenso documento con gran cantidad de información y conceptos que, en lo personal, viene a sintetizar y activar toda una corriente de pensamientos y acciones, por demás, necesarias en vías a corregir malos manejos, muchos de ellos tendenciosos, sesgados y equívocos, con los cuales hemos funcionado en las recientes décadas y me atrevería a decir un siglo o más.

Mercedes Campiglia en esta, su tesis para obtener el grado doctoral en antropología, centra mucho de su contenido en relación al nacimiento y el maltrato para con el binomio madre-hijo, por lo que lo subtitula “El vínculo roto”, porque realmente eso sucede con los malos manejos, truncamos (el sistema de salud, el cual comprende diversos niveles) y alteramos a la naturaleza en nuestro afán “intervencionista”, la mayoría de las veces, innecesario y patologizante, lo que significa que en lugar de sanar, enfermamos.

Ya anteriormente, escribí motivado en dicha tesis algunos fragmentos con la debida referencia y por motivos de espacio, en otros la obvié, es por lo que ahora públicamente me disculpo y continuo extrayendo unos y muchos más conceptos que iré abordando.

El muy popular proceder médico, que inclusive ha sido tomado como “normal” nombrado como Modelo Médico Hegemónico, del cual Mercedes Campiglia y otros autores hacen referencia a él, ha servido para empoderar a los médicos y hacerlos sentir: Ángeles sin alas, salvavidas, héroes anónimos (ni tan anónimos), semidioses y muchos otros epítetos con los cuales ellos mismos y los pacientes los llegan a empoderar. No es raro oírles decir: la profesión de mayor entrega, la más difícil, etcétera. Si hago algo que “no” me gusta, es difícil. Si hago lo que me gusta, es gratificante. Todos los trabajos son importantes y complementarios, desde el que barre o limpia, hasta el que abre un cerebro o un corazón.

La medicina como actividad científica, ha logrado incontables beneficios para la humanidad y nada tiene que ver con la conducción de las acciones de unos u otros, pocos o muchos, individuales y colectivos. La historia nos ejemplifica bien y no nos deja mentir, ahí está la disminución de la mortalidad materno-infantil, la mejor expectativa de vida, el control de las enfermedades infectocontagiosas, la abolición de las epidemias y muchos otros ejemplos que se puedan dar.

Por un lado, algunos (desafortunadamente pocos) de los que estamos de este lado, luchamos por corregir errores heredados como: abandono de la lactancia materna, abuso de nacimientos por cesárea, sobremedicalización (inclusive hasta a los sanos), abuso de antibióticos, intervencionismo, absurdo abuso de laboratorio y gabinete, etcétera, lo que ha propiciado que se desvirtúe el actuar médico y que surjan corrientes alternativas con nula evidencia científica o muy débilmente sustentable, hoy, el que hable más fuerte o mejor se anuncie en redes sociales, es probable mayor su éxito que aquel que maneja un bajo perfil.

Estamos plagados de publicidad, de nuevas corrientes, nuevo aparatos, qué no decir de productos milagro. Una de nuestras mayores preocupaciones es el resurgimiento de enfermedades que antaño, estaban controladas y todo gracias a los mitos de los grupos “antivacunas”, esas personas no tienen idea del peligro que están incubando y como ese, otros riesgos más por el abuso de fármacos, alteraciones del nacimiento y abandono de la lactancia materna por mil y un pretextos.

Justificadamente, la autocracia médica ha propiciando el giro a la auto-atención, con los riesgos antes referidos. Yo les invito a que lean, pregunten, investiguen y no se queden solamente con la información de primera mano.

A los interesados en el tema les invito a que bajen y se enriquezcan con la tesis de Mercedes Campiglia, la cual amablemente ha dejado abierta: https://es.scribd.com/document/367091230/Campiglia-Mercedes-La-institucionalizacio-n-del-nacimiento-El-vi-nculo-roto.

Honor a quien honor merece.

Comentarios