BENCHMARK

¿Hay un ALTO? ¡Pare!

Por Jorge A. Meléndez
viernes, 16 de marzo de 2018 · 00:00

Hace unos meses tuve un fuerte accidente vial. Una joven venía en un Mazda 3 y olímpicamente se pasó un alto, atravesándose en una avenida donde los carros generalmente circulan rápido. Yo manejaba una SUV.

¡Uffff, estuve cerca de pegarles en el costado y el carrito estaba lleno de chavas! Gracias a Dios no iba tan rápido (algo poco común, pues soy bastante cafre) y pude medio esquivarla. Total, mi camioneta fue la más dañada porque se brincó un bordo que le terminó pegando por debajo y arruinó una buena parte de la suspensión más otras cosas.

Pérdida total. Los otros vehículos (yo le pegué a una pick up) con daños menores. Y todos bien, lo más importante. Sólo daños materiales. Este accidente me hizo reflexionar sobre las señales que a veces se nos presentan en los negocios, la política y la vida.

Advertencias que muchas veces se ignoran a nuestro perjuicio.

ALTO. Pare cuando.

  • El alza de las ventas en segmentos nuevos no es suficiente para compensar la caída de negocios tradicionales que son los más grandes. Si lleva meses, analice causas y experimente mucho. Si lleva años, ajuste el tamaño de su empresa y estabilice su flujo para luego encontrar avenidas para retomar el crecimiento. Habrá que cambiar estrategia, productos y personal.
  • Es usted un líder y nadie lo contradice y no hay muchas ideas nuevas. Quizá esté bloqueando a la disidencia. Un coro de lambiscones es peligrosísimo en la era de la disrupción.
  • Sí en la política los ciudadanos votan cada vez más por opciones distintas a la que representa. Seguro está echando rollo más que dando resultados. Si no cambia, lo van a echar. Y si actúa mal, terminará mascando barrote. Ni lo dude.
  • Cuando en la vida usted se queda cada vez más sólo. Examine su comportamiento y ajuste. Recuerde que la soledad literalmente mata. Relea “¿Cómo ser feliz?”.
     

CEDA EL PASO cuando.

  • Una mejor idea reta al organigrama. No se confunda, si siempre gana la idea del jefe, la empresa terminará perdiendo.
  • El talento toca a su puerta. Déjelo entrar y déjelo actuar.
  • La tecnología modifica la dinámica de su industria. Incorpórela en su empresa. Su supervivencia está en juego.
  • Los clientes cambian. Escúchelos en las redes sociales, analice los datos para entender qué les gusta y qué no. Ajuste su estrategia para aprovechar y crecer. Ah, y para alguien más no se aproveche de usted. O come, o se lo comen.
  • En la política, cuando muchos ciudadanos le dicen algo. Si no cambia, lo terminarán cambiando a usted.
  • Un amigo le da un consejo sabio. No se cierre, el que más lo quiere le hablará cuando vea algo que no está bien.
     

REBASE si…

  • Ve a un competidor distraído. La disrupción es una carretera de dos vías. Hay grandes peligros y oportunidades. ¿Tiene una ventaja? ¡Explótela antes de que alguien la explote en su contra!
  • En la política puede proponer ideas específicas con resultados reales para la población. Es la única forma que ganará consistentemente la carrera, y de que México progrese.
  • Puede en la vida crecer en lo que sea. Adquiriendo una nueva habilidad, disfrutando algún viaje, ejercitándose más, cultivando un nuevo pequeño hábito de mejora, etc.
     

SEMÁFORO EN AMARILLO. Preste atención a las señales.

  • De la salud financiera y operativa de su empresa.
  • Sobre el clima organizacional y los valores de su negocio.
  • ¿Qué le dicen los ciudadanos en las encuestas sobre su desempeño como funcionario?
  • La cantidad y sobre todo la calidad de sus relaciones afectivas.
     

CON PRECAUCIÓN cuando.

  • Esté en medio de una crisis en su empresa. Sistemas de alerta temprana, evalúe bien el panorama, tome decisiones consensadas, retroalimentación constante y ajustes precisos.
  • En la política su partido pierde y pierde y cada vez más compañeros son acusados. Algo va mal. Recapacite.
  • Su vida personal es turbulenta. Hay que actuar, pero cuidando que las soluciones sean reales. Si no, se agravará la tormenta.

Si la vida a veces manda señales, quizá no sea mala idea prestarles atención. Mejor corregir rumbo que terminar chocando, ¿no cree?

En pocas palabras.
“Un nuevo lenguaje te da una nueva visión de la vida”
Federico Fellini, cineasta italiano

benchmark@reforma.com
Twitter: @jorgemelendez

Comentarios