LA OTRA HISTORIA

Dijeron zona metropolitana, no ciudad de primer mundo

Por Lucía Garayzar*
martes, 20 de marzo de 2018 · 00:00

En la antigüedad los griegos llamaban metrópoli o metrópolis, a las ciudades principales en donde se crearía más adelante una colonia. Las metrópolis tenían una influencia política decisiva en las colonias y eran igualmente los centros religiosos, económicos, culturales y sociales de la región.

La Antigua Grecia fundó muchas colonias alrededor del mar Mediterráneo. En la mayoría de los casos, el objetivo de estas colonias era establecer y facilitar el comercio con pueblos extranjeros aumentando así las riquezas de la metrópolis.

El Grupo Interinstitucional para la Delimitación de Zonas Metropolitanas, integrado por SEDESOL, CONAPO e INEGI identificó en 2010, 59 zonas metropolitanas, integradas por 367 delegaciones y municipios. Esta información fue publicada por el Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal.

La información explica claramente que se denomina zona metropolitana al conjunto de dos o más municipios o demarcaciones territoriales en los que se localiza una ciudad de 50 mil o más habitantes, cuya área urbana, funciones y actividades rebasan el límite del municipio o demarcación que originalmente la contenía, incorporando como parte de sí misma o de su área de influencia directa a municipios vecinos, predominantemente urbanos, con los que mantiene un alto grado de integración socioeconómica. Adicionalmente, son consideradas zonas metropolitanas todos aquellos municipios, demarcaciones territoriales o asentamientos humanos con una población de un millón o más habitantes, y aquéllos con 250 mil o más habitantes que comparten procesos de conurbación con ciudades de los Estados Unidos de América.

La delimitación de las zonas metropolitanas contribuye a establecer un marco de referencia común que tiene como objetivo fortalecer y mejorar las acciones de los tres órdenes de gobierno en la planeación y gestión.

Amable lector: los beneficios de pertenecer a una zona metropolitana son muchos, porque se incrementa la capacidad de gestión de recursos ante gobiernos estatales y federales, se fortalecen las acciones de planeación, se pueden generar asociaciones intermunicipales, se tiene la capacidad para resolver problemas ambientales y regionales, el potencial de crecimiento económico se expande con efectos positivos en el ingreso y nivel de vida de las personas, aumenta la recaudación de impuestos debido a un incremento en el número de contribuyentes, se reducen los costos de producción por mayor cercanía con servicios, insumos y mano de obra, el mercado es cada vez más grande ante una alta concentración poblacional, existen mayores oportunidades laborales, se cuenta con la posibilidad de tener presencia internacional y desde luego algo mayormente importante, atraer inversión extranjera.

Fue apenas la semana pasada que se le dio el nombre de zona metropolitana a nuestra Ensenada, y aunque muchos ya lo saben, me gustaría mencionar que este tipo de nombramientos se dan en todos lados y no sólo a las ciudades pertenecientes a países desarrollados, sino también a los subdesarrollados como el nuestro, y ¡qué bueno! porque sin duda, esta será una gran oportunidad para la primera autoridad ensenadense, pero se requiere de una administración coordinada para la programación de su desarrollo sustentable, desarrollo humano, ordenamiento territorial y para la racional prestación de servicios públicos.

Es precisamente en esta mitad de su mandato en donde deberá poner a funcionar a los mejores cerebros de su gabinete para que desarrollen proyectos que inyecten recurso económico a nuestra ciudad y que además, “se note”. Y mi último comentario es para aquellos que se burlaron del nombramiento, no se confundan, que nada tiene que ver ciudad metrópoli, con ciudad desarrollada. Si esta designación se hace valer, les aseguro que el transporte urbano al que algunos usuarios en redes sociales llamaron guajolotero, dejará de existir. Eso y mucho más es lo que esperamos todos.

* La autora es profesora

Comentarios