ECONOMÍA Y POLÍTICA

Morena engañada

Por Rolando Daniels Pinto
lunes, 26 de marzo de 2018 · 00:00

 La mala fama y su pasión por la traición, condenarán al fracaso su elección

Arcángel Rojo

Si bien los morenistas y sus aliados bajacalifornianos andan muy entusiasmados porque sienten tenerla ya ganada, incluso presumen encuestas que los favorecen, la realidad histórica no les es muy lisonjera; una repasada por los números de la elección local de 2016 permitirá ponerlos en perspectiva al 2018.

En 2016, con un 32.4% de participación ciudadana en la elección (833 mil 160 electores efectivos de 2 millones 570 mil 078 posibles), eliminando el voto nulo y los no registrados, el PAN obtuvo el 28% de la votación, el PRI el 20% y Morena el 10%; con sus actuales aliados los porcentajes aproximados serian: PAN, PRD y MC: 32%; PRI, PVEM y PANAL: 24%; en tanto que Morena, PT y PES; 25%.

De otra forma, si esos porcentajes se mantuvieran, en Baja California (BC) ganaría, Ricardo Anaya y los senadores serían Gina Cruz Blackledge y Jorge Ramos Hernández, del PAN, así como Jaime Bonilla Valdés, de Morena. Pero – ese maldito pero – la coyuntura permite vislumbrar cosas distintas.

La innegable alianza entre el dueño del PRI en Baja California Jorge Hank y el gobernador Francisco Vega, hace suponer una operación quirúrgica – similar a la de 2013 – para reorientar el voto de sus huestes, resultando ganadora la formula priista (que no va en alianza), integrada por Alejandro Arregui Ibarra y Juana Laura Pérez Floriano, dejando la otra senaduría para la panista Gina Cruz Blackledge.

Lo anterior se refuerza por la gran contradicción interna entre los militantes de Morena, así como por las diferencias con sus aliados del PES – principalmente – y el PT, disminuyendo las probabilidades de triunfo de Jaime Bonilla, quien se apoderó con el apoyo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de Morena en Baja California a fuerza de dinero, pero desplazando a los morenistas locales auténticos.

Además, en el PES no olvidan cómo en 2016 el Peje Sistema de Noticias (PSN), brazo telecrático de Morena, golpeó e insultó hasta el cansancio al candidato del PES a la alcaldía de Tijuana, el Teniente Coronel Julián Leyzaola, quien hoy cuestiona severa y públicamente la personalidad de Jaime Bonilla.

No es descabellado suponer cómo el Teniente Coronel Julián Leyzaola y el PES, quienes en 2016 tan solo en Tijuana obtuvieron el doble de votos que Morena y los mandaron a un alejado y vergonzoso cuarto lugar, le cobrarán con creces la factura a Jaime Bonilla y PSN; hueco que garantiza su derrota.

A lo anterior, súmese la animadversión mutua entre Jaime Bonilla y Armando Reyes, el dirigente estatal del PT y candidato a diputado federal por esa alianza en el 03 distrito con cabecera en Ensenada, quien por su naturaleza intrínseca de traidor en la política está más cerca de operar en Ensenada a favor de los candidatos panistas a la senaduría, por todo lo que él le debe a esa fracción de la mafia del poder.

Pero también el improbable triunfo de Armando Reyes se tambalea y feo; ya que dada su pésima fama de inmoral y de traidor político, difícilmente la gente seria del PES votaría por él; además y por las mismas razones, tampoco en Morena tiene muchos afectos su postulación, aparte de que el PT – en peligro de extinción – no alcanza el 4% de la votación en Ensenada y apenas el 1.5 % en todo BC.

Morena vive engañada y si AMLO cree en su triunfo y el de sus candidatos en BC, si es pasión que se le borre, necesitaría que la votación pasara del 32% al 50% del padrón electoral – algo difícil – y que ese incremento fuera para su alianza, algo poco probable por lo antes expuesto y la pésima fama de Jaime Bonilla y Armando Reyes, causas más que suficientes para restarle votos a Morena; pero además por la alianza Hank/ Vega, quienes de seguro cuidarán su plaza de cara al 2019. ¿Apostamos?

rdanielspinto@hotmail.com
 

Comentarios