LA BUFADORA

Termina la simulación

Por El Mosquito
martes, 27 de marzo de 2018 · 00:00

Ahora sí, el próximo 30 de marzo -viernes santo- comienzan oficialmente las campañas de proselitismo, porque en los hechos desde finales del año pasado los aspirantes presidenciales recorrían el país para posicionarse, a pesar de ser candidatos únicos y de que la ley prohíbe en ese caso las precampañas por no tener rivales al interior de sus respectivos partidos; pero en fin, no hubo autoridad que los llamara a cuentas.

Así que nos esperan tres meses de confrontación política, que esperemos no sean una continuación de lo que atestiguamos en el denominado periodo de inter-campañas, durante el cual predominaron las descalificaciones y acusaciones de corrupción, pero que nunca llegaron a los tribunales, pues de haberse presentado las “pruebas” que todos aseguraban tener en contra de sus adversarios, en este momento no habría contendientes a la presidencia de la república, puesto que todos estarían hipotéticamente en la cárcel o inhabilitados.

Apuesta por Congreso
Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de Morena, ya entendió que para ganar requiere la mayoría en el Congreso federal.

El político tabasqueño advirtió que, una vez confirmada su ventaja en las encuestas por la pelea de Los Pinos, la prioridad es ganar el mayor número de estados y distritos electorales el próximo primero de julio.

A través de un spot el tres veces aspirante presidencial pide ayuda a la ciudadanía para consolidar un Poder Legislativo “verdaderamente libre”.

A lo largo de los últimos años, López Obrador ha declarado públicamente su intención de echar para atrás reformas como la energética y la educativa, por considerar que ponen en riesgo el patrimonio de la nación o que no fueron consultadas con el sector magisterial.

Ambas reformas requirieron de modificaciones a la Constitución, por lo que revertirlas requeriría de mayoría calificada en las dos cámaras del Congreso, además de 16 de las 32 legislaturas locales.

En el promocional de 30 segundos pautado por Morena ante el INE, el aspirante también habla sobre la necesidad de autonomía y de representantes que dejen de lado la práctica de los llamados “moches”, en la que los diputados cobran diezmos a constructoras y alcaldes para obras y contratos.

Como jefe de Gobierno de la Ciudad de México, López Obrador tuvo que lidiar, por lo menos durante tres años, con una Asamblea Legislativa en la que no contaba con mayoría.

Refrendan confianza
México es uno de los países prioritarios para la industria de cruceros a nivel mundial, por lo que continuarán las rutas que tocan puertos mexicanos en el Pacífico y el Caribe, aseveró Ruth Leal, directora para América Latina de Princess Cruises.

Cabe señalar que en el actual sexenio, la industria de cruceros en México registró un crecimiento de 52 por ciento en el número de pasajeros que arribaron al país y de 42 por ciento en el número de embarcaciones.

Ruth Leal señaló que en lo que va de la actual administración, México pasó de cuatro millones 772 mil cruceristas en 2012, a siete millones 256 mil el año pasado, lo que implicó un aumento de 52 por ciento.

Para este año, se espera un crecimiento de entre 13 y 15 por ciento, donde el Caribe constituye la principal zona del crucerismo mundial, con 40 por ciento de cuota de participación y donde México -con puertos como el de Cozumel- es uno de los más visitados.

Se endeudan para pagar deudas
En 2017, el 39 por ciento de la deuda adquirida por entidades y municipios fue destinada a refinanciar pasivos anteriores, según datos de la Secretaría de Hacienda.

En total, la deuda para refinanciar sumó 201 mil 772 millones pesos, de los cuales los estados con mayores saldos son Nuevo León, Coahuila, Quintana Roo y Veracruz, que son también las entidades que presentan mayores problemas de endeudamiento.

De entre estos, lidera Nuevo León al tener 17.6 por ciento de la deuda total para refinanciamiento con 35 mil 542 millones de pesos; le sigue Veracruz con 17 por ciento, Coahuila con 15.7 por ciento y Quintana Roo con 10.2 por ciento.

De acuerdo con Raúl Feliz, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), usar deuda para atender otros pasivos es un mecanismo válido siempre y cuando sea para mejorar los perfiles de la deuda o si se emplea cuando se enfrentan problemas de solvencia.

Sin embargo, indicó, las estrategias de refinanciamiento implican un problema cuando se tiene por objetivo “aventar” la deuda hacia el futuro, para que el compromiso lo enfrente otra administración.

Comentarios