DESDE EL VIGÍA

Violencia recrudecida

Por Editorial El Vigía
lunes, 5 de marzo de 2018 · 00:00

Alarma y alerta a los ciudadanos y autoridades el hecho que la violencia extrema, como es el caso de asesinatos y ejecuciones a plena luz del día, se realicen cada vez con mayor desfachatez en áreas públicas, ante muchos testigos y sin importar si hay niños, jóvenes, mujeres o ancianos.

Lo que antes eran ajustes de cuentas en zonas despobladas en las delegaciones municipales, se han ido acercando hacia las zonas pobladas los asesinos, sean o no a sueldo, no les importa si el “escenario” es un restaurante, vía pública o en una casa.

Disparar a una persona ante miradas inocentes provoca terror entre la gente, porque esos testigos oculares de los hechos no hablarán ante el temor de tener represalias, preferirán callar por miedo a las consecuencias que podrían tener.

Los sicarios manipulan la voluntad de las personas al atacar a otros adentro de un lugar, “siembran pavor”, indirectamente les mandan un mensaje de no decir nada, porque les puede pasar lo mismo, sin embargo, los testigos también corren el peligro de recibir una “bala perdida” y morir en el sitio.

El profesionalismo y la sangre fría de quien ejecuta a un hombre o mujer, debe ir más allá de “rafaguear” un lugar lleno de gente y entre todas sus víctimas lograr el objetivo, sino que es llegar directamente ante la persona y disparar sin titubear de manera certera sin tener “daños colaterales”.

Los hechos ocurridos el pasado sábado en un conocido restaurante en El Sauzal, ponen en evidencia la falta de coordinación de las autoridades, como para que el sicario actúe con impunidad, porque al hacer ese tipo de ataque adentro de un negocio y ante mucha gente, sabe que nadie lo detendrá, provocará pánico entre las personas y podrá huir sin que se le detenga.

Ante estos hechos lamentables, también se inhibe la actividad comercial, porque la gente tendrá miedo de acudir a lugares públicos porque no se sentirá seguro, debido a que el ataque pudo haber sido en cualquier otro sitio.

El sector empresarial de Ensenada exige a las autoridades mayor coordinación y mayor reacción ante este tipo de hechos lamentables, para que los responsables sean detenidos, se sepa por qué ocurrió y se llegue con los autores intelectuales. Es tiempo de recuperar la seguridad y confianza de los ensenadenses.
 

Comentarios