PROYECTOVINO

“Vino joven”

Por Araceli Velázquez Córdoba
jueves, 8 de marzo de 2018 · 00:00
El domingo pasado me emocioné mucho cuando Guillermo Del Toro recibió su estatuilla y se la dedicó a los jóvenes. El orgullo que sentimos millones de mexicanos debería sentirse siempre que se recibe un reconocimiento, ya sea para una película o para un vino, porque es un indicativo que se están haciendo bien las cosas.

Cuando ProyectoVino empezó a hacerse importante, fue porque en las citas que lográbamos, mencionaba una cosa que le llamaba la atención a las grandes bodegas vinícolas que visitábamos. “Nuestra intención es hacerle llegar la Cultura del Vino a los jóvenes con la idea de acercarlos al vino”.

En nuestro país el vino que más se consume es el mexicano, pero a pesar de ser el país líder, sólo representa el 30% del consumo nacional. En países como Francia o Chile consumen casi únicamente sus propios vinos. Nosotros, en cambio, consumimos un 70% de vinos importados, siendo los más populares Chile y España.

Como sea, que el consumo de vino mexicano se haya incrementado ya es buenísima noticia. Los consumidores de vino de entre 25 y 45 años se preocupan por saber y por informarse, y ellos mismos en un futuro se encargarán de exigir productos de mejor calidad. Y como empecé diciéndoles, cada vez que un vino mexicano es reconocido con una medalla o premio por su calidad, es motivo de orgullo.

Han cambiado mucho las formas de beber vino, los mitos están siendo ya un poco dejados de lado y esto también ha ayudado al acercamiento correcto a esta bebida, quitándole estereotipos y haciéndolo mucho más sencillo y sin tanta parafernalia a la hora de beberlo, y es así como creo que debe de hacerse, conocer, disfrutarse y compartirse.

La primera vez que hice una experiencia enológica, fue en una sala de catas hermosa que tenía en el piso11 de un edificio sobre Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México. La sala solo tenía grandes ventanales y esto lograba una vista imponente del monumento a la Independencia, una de las partes más lindas de esta ciudad. Una mesa de cristal rodeada de 16 sillones de piel cada uno con su lugar puesto, una manteleta, 3 copas Riedel, y todo el servicio hermoso del vino. Hans Backhoff, CEO de Monte Xanic, engalanaba la sala con su presencia y platicaba de manera profesional pero coloquial acerca de sus vinos. Ahí estaba mi sobrino, que en ese entonces tenía solo 18 años, me acompañó y ayudó en el nuevo proyecto. Alejandro, siempre, desde chiquito fue un niño espectacular, seguro de sí mismo y de lo que quería en la vida, un niño que llamaba la atención por su curiosidad y amabilidad encantadora.

Me dijo: Tía, yo quiero ayudarte en tu proyecto. Y ahí estaba conmigo desde el primer día ayudándome dentro de la sala. Creo que él fue uno de los que más atención tenía a todo lo que nos decía Hans. Desde ese entonces Alejandro ha sido mi orgullo, muero de felicidad cuando me habla por teléfono y me dice que tiene una comida con sus amigos y que qué vino puedo recomendarle. Siento que mi camino es el correcto, por el hecho de que 5 años después, Alejandro, ha compartido con sus amigos menores de 25 años varios vinos de México que le he recomendado para diferentes ocasiones. El que esa generación se sienta atraída al vino y se preocupe por aprender, sabiendo que ProyectoVino contribuye a que esto crezca es como cerrar un círculo de bienestar. En donde los jóvenes también creen conciencia del correcto consumo de estas bebidas.

aracelivelazquez@proyectovino.com.mx

www.proyectovino.com.mx

Twitter: @proyectovino

Comentarios