LA COMEDIA POLÍTICA

¡Salió baratísimo!

Por Dan T.
martes, 11 de septiembre de 2018 · 00:00

Agencia Reforma/Ciudad de México

Si yo fuera dirigente del Partido Verde, pondría un restaurante de carnitas porque sus militantes son políticos puercos, marranos y cochinos. Y hasta parece que les da orgullo ser la pus de la caca, la costra de la bacinica, pues siempre encuentran algún pretexto legal para justificar sus transas. Ahí tienes por ejemplo, el caso de los cinco diputados verdes que se pasaron a Morena. ¿Para qué querría el partido de Andrés Manuel López Obrador a esos mugrosos? Pues simple y sencillamente para tener 252 diputados, que son la mitad más de los 500 que integran la Cámara. Con esa mayoría absoluta, Morena ya puede aprobar lo que quiera sin tener que negociar con el resto de los partidos. Y, claro, para eso sirve tener una mayoría: ¡para usarla! Pero una cosa es ganar esa mayoría en las urnas y otra, muy diferente, comprarla. ¿A cambio de qué recibió Morena esos cinco diputados? Pues a cambio de aprobar la licencia como senador de Manuel Velasco para que regrese a Chiapas como gobernador, por sólo tres meses. Quién sabe qué diablos quiere clavarse Velasco en esos tres meses que tanto interés tiene en regresar. Por ahí dicen que quiere quedarse con una bolsa mega millonaria que le entregará el gobierno federal, por tratarse de un estado tan pobre. Eso dicen. Pero, bueno, el caso es que con tal de cumplirle el caprichito a la güereja, el PVEM le pasó esos cinco diputados a Morena y su grupo pasó de 16 a 11 legisladores. Por supuesto, el coordinador de los diputados verdes, Arturo Escobar, explicó la transa de la manera más cínica posible. Dijo que el trueque no fue a cambio de la licencia de Velasco, sino de que Morena apoyara las propuestas del PVEM para combatir el cáncer infantil. Ay, no ma... ¡Ahora resulta! Ya busqué hasta debajo de la cama y no encuentro a un solo pendejo que le crea a Escobar. Los mismos que se han dedicado a transar con todos los partidos, los que se vendieron primero al PAN, luego al PRI y ahora a Morena, quieren hacernos creer que, ¡milagro!, se volvieron más buenos que pan Bimbo sin orillita, más santos que el enmascarado de plata y más adorables que un video de gatitos en internet. Ese cinismo de los verdes ya no sorprende. Lo que sí sorprende es que Morena se esté aliando con esta clase de basura. Bueno, supongo que en realidad el nuevo partido en el poder lo que hizo fue una inversión para sacar adelante el proyecto de AMLO.

Comentarios