INDICADOR POLÍTICO

Restauración priista (3): Morena es el mismo sistema-PRI, reciclado

Por Carlos Ramírez
miércoles, 05 de septiembre de 2018 · 00:00

La construcción de una nueva república o de una 4ª Transformación requiere de una destrucción del viejo modelo priista de sistema/régimen/Estado, pero López Obrador y Morena sólo han definido hasta ahora la misma república priista.

Los sistemas/regímenes/Estados no pueden inventarse con los mismos políticos del pasado que se quiere destruir. De ahí el concepto de transformación que ha usado López Obrador, en luchar de una nueva república o de plano una cuarta revolución.

De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española, transformar tiene cuando menos tres acepciones: cambiar de forma, transmutar como convertir algo en otra cosa o mudar como remover algo.

Del triángulo del poder en México --sistema político, régimen de gobierno, Estado constitucional--, el primero es el que determina los otros dos. Y el sistema político mexicano es, por estructura y equilibrios de poder, priista. En el 2000-2012 Fox y Calderón prefirieron trabajar con el sistema priista porque el PAN no era un partido-sistema. Como se ha configurado con la pedacería del viejo priismo, Morena tampoco va a construir un nuevo sistema político.

Ahí se localiza el desafío de república y transformación: construir un nuevo sistema político. Sin embargo, los primeros indicios formales revelan que López Obrador va a mantener el viejo sistema político priista, sólo que ahora con el nombre de Morena.

Aunque el sistema político priista se creó antes de la teoría de los sistemas políticos y supo de su existencia muy tarde y el teórico canadiense del sistema político en 1953, David Easton, no conocía de la existencia del sistema priista, el caso es que los dos se han complementado a posteriori. Para Easton el sistema político es el espacio en el que se dan interacciones entre los participantes en la vida política y existe una fuerza que distribuye de manera autoritaria valores y beneficios.

Las tres características del sistema político de Easton son: el espacio de interrelaciones, la existencia de valores y la distribución autoritaria; al primero le llama caja negra, al segundo los beneficios y al tercero el poder supremo. Aplicados al sistema mexicano, la caja negra es el PRI, los valores como riqueza y el poder que reparte es el presidente de la república.

Ahí están los tres pilares que señaló Daniel Cosío Villegas --sin citar y sin conocer el modelo de Easton-- en su ensayo El sistema político mexicano de 1972: el PRI, el PIB y el presidente, ahora definiendo el modelo que viene: Morena, el presidente y el presupuesto-PIB.

Por tanto, en la realidad no existe ninguna nueva república muñozledista y la 4ª Transformación es en realidad la única que ha tenido México desde la Constitución de 1917: el sistema político presidente-partido. Y ello ocurrió en el docenato panista, porque la clase política es la misma que encontró en la caja negra sistémica las posibilidades de su supervivencia como clase política dominante.

Lo que las élites priistas y sus relevos panistas y ahora morenista y hasta priistas-no priistas tampoco han entendido es que la dinámica de la sobrevivencia del sistema priista se localiza también en el propio sistema. Este modelo se llama, a partir de los organismos vivos, autopoiesis: los sistemas mutan por sí mismos y obligan a las élites a mutar para no morir.

Por eso Morena y el nuevo presidente de alternancia de élites van a mantener por supervivencia en el poder del mismo sistema político priista ahora como Morena.

Política para dummies: La política es para quien sepa usarla, no invocarla.

Sólo para sus ojos:

  • Recuerde revisar todos los días el sitio www.seguridadydefensa.mx para enterarse de los juegos geopolíticos de poder.
  • Adquiera vía mercado libre el libro La crisis de México… más allá del 2018, de Carlos Ramírez, para entender lo que viene después de las elecciones https://buff.ly/2KeacRi y en las librerías Porrúa en todo el país.
  • Justo en la fase de recordatorio de la crisis estudiantil del 68 que comenzó con el choque entre dos pandillas, la UNAM vuelve a incendiarse con violencia entre porros y estudiantes, con la ausencia evidente de un rector, Enrique Graue, más interesado en hacer política priista y ahora morenista que en reorganizar el caos en que se encuentra la UNAM con el problema heredado pero utilizado de los grupos de choque. La violencia estudiantil se enciende con facilidad.
  • Famosas últimas palabras: “debemos untarnos un poco de árnica para la inflamación de la tranquiza” electoral: gobernador priista de Hidalgo, Omar Fayad.

http://indicadorpolitico.mx
indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

Comentarios