LA BUFADORA

Libro, proyecto y elecciones

Por El Mosquito
sábado, 12 de enero de 2019 · 00:00

A quienes apostaban por el autodescarte del ex Comisionado para el Diálogo entre los Pueblos Indígenas, Jaime Martínez Veloz, como aspirante a la gubernatura de Baja California, más le vale esperar al desarrollo de los acontecimientos una vez publicada la convocatoria de Morena para la designación de sus candidatos a los comicios locales a celebrarse este año.

Resulta que durante su gira por los cinco municipios para presentar su libro titulado “Recuperemos la esperanza”, el político de 64 años de edad sostuvo un encuentro con reporteros de El Vigía, a quienes les precisó que él está dispuesto “a construir acuerdos políticos siempre y cuando haya condiciones de inteligencia, respeto, dignidad y sin avasallar a nadie, porque lo fundamental es convertir a Baja California en un estado modelo de la cuarta transformación de la república”.

Durante la entrevista, que se publica en esta misma edición, Martínez Veloz da algunas pistas de la ruta que seguirá en el presente proceso electoral, y por sus respuestas se colige, infiere, deduce y hasta se concluye, que el también arquitecto está abierto a todas las posibilidades, porque lo trascendental -afirmó- no son las candidaturas, sino el plan de gobierno y diseñar una nueva arquitectura institucional en la entidad; por lo tanto, existe un plan “B”, que también lo podría convertir en candidato a la presidencia municipal de Tijuana, o bien, volver al Congreso del Estado, todo esto en caso de no obtener la candidatura a la gubernatura, la cual algunos ya asignan al actual senador con licencia y coordinador de programas federales, Jaime Bonilla Valdez.

Cuando el río suena…
Dicen que cuando el río suena, es que agua lleva, lo que al parecer ocurre con la actual diputada local por el PRD, Rocío López Gorosave, a quien los astros se le alinean cada vez más de frente a la carrera por la presidencia municipal con más de una opción, aunque todo apunta a que podría ir en una renovada alianza entre Morena y el PT, lo cual ya no es noticia, aunque sí plantea una desilusión de las mujeres del bando morenista que aspiran al mismo puesto pero con menos fortuna política.

¿Y los del PAN?
Por donde no se siente el aire es en el Partido Acción Nacional (PAN), que por aquello de la paridad de género y por ser municipio perdedor, tienen que postular a una mujer a la alcaldía, y por tanto no se les ha visto mucha enjundia a los que siempre la han querido, por cierto, la gran mayoría enchufados a la nómina del gobierno estatal. Así que el frío los volvió lentos o la ola morena tiene arrinconados y “lampareados” como a los conejos a Hugo Adriel Zepeda Berrelleza, Miguel Ángel Castillo, Arturo Alvarado González, Francisco Vera González, Pablo Alejo López Núñez, y al mismísimo César Mancillas Amador, quien conserva su popularidad en algunos sectores de la población a pesar de su breve autoexilio blanquiazul.

Por el lado de las mujeres, no obstante que ahora sí les toca competir por la presidencia municipal de Ensenada, brillan por su ausencia la ex diputada federal Eloísa Talavera Hernández, la ex regidora Carmen Iñiguez Casanova y María Olivia Picazo Olmos; y la que aparece de vez en cuando en las redes sociales es Ángela Zepeda Morán, pero su perfil tiene más afinidad con una diputación que con la alcaldía, pero ya veremos.

Y, no es que a los blanquiazules no quieran competir, es que ya no tienen con qué, sus estructuras están muy desgastadas, sus liderazgos abatidos y la marca muy deteriorada, no sólo por la masacre electoral que los barrió, sino por las malas decisiones de su dirigencia estatal y la inacción de sus dirigentes municipales, como el caso de Ensenada con Jesús “El Chino” González Collins, quien es un buen hombre pero sin la experiencia para unir a todas las corrientes.

Pero, además, como el miedo no anda en burro, en el PAN nadie se la quiere jugar con todos los vientos morenistas en contra, como que les da frío. Tan es así que muchos de sus militantes que apenas el año pasado aún estaban -o tal vez únicamente su nombre aparecía en el padrón del partido- ahora migran a Morena, que luce como un panal lleno de miel.

Comentarios