México y Tío Sammy deben de usar Nueva Zelanda como buen ejemplo de gobernar

Por: Le Roy José Amate Pérez*
miércoles, 4 de diciembre de 2019 · 13:26

Jacinda Kate Laurell Ardern, nacida en 1980, es una política de Nueva Zelanda que se desempeña desde octubre de 2017 como la 40ª Ministra de Nueva Zelanda. También ha servido como líder del Partido Laborista desde 2017.
Ardern se describe a sí misma como una socialdemócrata y progresista. Ella es la jefa de gobierno más joven del mundo, después de haber asumido el cargo a los 37 años. Por su alcance global, sus habilidades de liderazgo y el hecho de que las calificaciones globales de aprobación de Nueva Zelanda están mejorando significativamente. Ardern ha sido ampliamente descrita como la mujer más poderosa del hemisferio sur y una de las mujeres más poderosas del mundo. Ardern participó en la Marcha de las Mujeres de 2017, una protesta mundial en oposición a Donald Trump.

Política doméstica
Ardern tiene la intención de reducir la pobreza infantil en Nueva Zelanda en un 50% dentro de una década. En julio de 2018, Ardern anunció el inicio del paquete familiar de su gobierno. Entre sus disposiciones, el paquete aumentará el permiso parental pagado en 22 semanas y 26 semanas a partir de julio de 2020 y pagará 60 dólares a la semana a familias de bajos y medianos ingresos con niños pequeños.
Ardern se opone a criminalizar a las personas que usan cannabis y se ha comprometido a celebrar un referéndum sobre si legalizar o no el cannabis en su primer mandato como primer ministro. Cuando se le preguntó sobre el seguro de salud en Nueva Zelanda, ella respondió: “No tenemos seguro de salud, si se enferma en Nueva Zelanda, ya sea ciudadano, trabajador invitado o turista, lo atienden sin costo alguno”.
Los indígenas de Nueva Zelanda se llaman maoríes o Iwi (pronunciación maorí). Son las unidades sociales más grandes de la sociedad maorí de Aotearoa (Nueva Zelanda), en el idioma maorí, iwi significa “pueblo” o “nación”, y a menudo se traduce como “tribu” o “una confederación de tribus”.
Los grupos de Iwi trazan su ascendencia al original. Migrantes polinesios que, según la tradición, llegaron de Hawaiki.
En la Nueva Zelanda moderna, iwi puede ejercer un poder político significativo en la recuperación y gestión de la tierra y de otros activos. Por ejemplo, el acuerdo del Tratado de Waitangi de 1997 entre el Gobierno de Nueva Zelanda y Ngi Tahu, que compensa a iwi por diversas pérdidas de los derechos garantizados por el Tratado de Waitangi en 1840. Los asuntos de Iwi tienen un impacto real en la política y la sociedad de Nueva Zelanda. A diferencia de los Estados Unidos y México, donde los pueblos indígenas están continuamente privados de sus derechos. En Nueva Zelanda, en realidad participan en la toma de decisiones gubernamentales.
El 2 de febrero de 2018, Ardern viajó a Waitangi para la conmemoración anual del Día de Waitangi; ella permaneció en Waitangi durante cinco días, una duración sin precedentes. En algunas sociedades polinesias modernas, especialmente la de los maoríes de Aotearoa (Iwi para Nueva Zelanda), los antiguos valores y tradiciones continúan. El marae sigue siendo una parte vital de la vida cotidiana. En la Polinesia tropical, la mayoría de los marae fueron destruidos o abandonados con la llegada del cristianismo en el siglo XIX. 
La visita de Arden fue bien recibida por los líderes maoríes. Los comentaristas, señalando un fuerte contraste con las respuestas amargas recibidas por varios de sus predecesores.

Control de armas de fuego
Los disparos a la mezquita de Christchurch fueron dos ataques terroristas consecutivos en Nueva Zelanda, durante la Oración del viernes en 2019. El pistolero, brutalmente transmitió en vivo el primer ataque. Los ataques mataron a 51 personas e hirieron a 49 hechos por Brenton Tarrant, un supremacista australiano. Los ataques se han relacionado con un aumento del supremacismo blanco y el extremismo de extrema derecha en todo el mundo desde 2015.
La primera ministra Jacinda Ardern lo describió como “uno de los días más oscuros de Nueva Zelanda”. El gobierno estableció una comisión real de investigación sobre sus agencias de seguridad a raíz de los ataques. Bajo el liderazgo de Ardern se prohibieron todas las armas de asalto un mes después de la asesinatos de Christchurch.
En los Estados Unidos, el lobby de armas (American Rifle Association), con enormes ingresos de los miembros, ha derrotado con éxito la legislación sobre armas. Sin tener en cuenta que Estados Unidos sufre un tiroteo masivo cada semana. Trump ha prometido legislación sobre armas de fuego, pero continúa con el ARA el tema: “que las armas no matan gente, la gente mata gente”. México, en negociaciones con el tío Sammy, debe insistir en un programa para eliminar, o al menos reducir, el número de armas destinadas a los cárteles de drogas de los fabricantes de armas en los Estados Unidos. Estados Unidos es el principal proveedor para armar los carteles y las insurrecciones en todo el mundo.

*Productor y conductor de Soul Street los domingos por 92.9 FM a las 20:30 horas
leeamate@gmail.com
 

Comentarios