CARACOL, UN MUSEO PARA TI

“¿Qué demonios está pasando con el calentamiento global?”

Por Loic Jean Baptiste Barbara*
sábado, 9 de febrero de 2019 · 00:00

Es la pregunta que pudimos leer el pasado 28 de enero en la cuenta de Twitter del Presidente de EU, suplicando con ironía “Por favor, vuelve pronto, ¡te necesitamos!”, mientras que una masa de aire ártico conocido como vórtice polar afectó estos mismos días algunas regiones de Estados Unidos con temperaturas registradas inferior a los 40 grados Celsius. Aunque este comentario no es sorprendente viniendo de alguien que niega la existencia del cambio climático como el presidente Trump, mucha gente que sufrió esta ola de frío se preguntó, inocentemente, lo mismo.

Para salir de la duda, y contestar a la pregunta, es importante precisar lo que significa el término “Calentamiento Global”. Éste no implica que podamos andar en short y camiseta todo el año y en cualquier región del mundo, sino el hecho que desde varias décadas se ha observado un aumento preocupante de la temperatura promedio de la Tierra. El origen de este calentamiento se encuentra en el incremento de los gases de efecto invernadero. Esos gases, presentes desde siempre en la atmósfera y primordiales para la vida en la Tierra, forman una capa que permite conservar el calor procedente del Sol y mantener una temperatura promedio global de 15 grados Celsius. Sin estos gases, la temperatura sería de -18 grados Celsius y la vida sería imposible sobre la Tierra. Por lo tanto, no es la existencia de esos gases lo que preocupa a los científicos, sino el aumento de sus concentraciones en la atmósfera. En efecto, desde la Revolución Industrial en los años 1850, la actividad humana a través del consumo de las energías, usando combustibles fósiles como el petróleo y el carbón, ha aumentado de forma artificial la concentración de los gases de efecto invernadero, formando así una capa más densa en la atmósfera y manteniendo más calor en la superficie de la Tierra. Es este fenómeno el que provoca el Calentamiento Global.

Sin embargo, si la Tierra se calienta, ¿cómo se puede explicar la ola de frío extremo que afectó una parte de Norteamérica la semana pasada?

El Calentamiento Global modifica los equilibrios del sistema climático global. El aumento de las temperaturas atmosféricas y oceánicas altera el régimen de los vientos y la circulación superficial de los océanos y acentúan la evaporación del agua, modificando luego los patrones de precipitación en toda la Tierra. Esas condiciones tienen por consecuencia la formación y el incremento en frecuencia de fenómenos climáticos extremos tal como huracanes, sequías, tormentas, canículas y, posiblemente, como se vio la semana pasada, olas de frío extremo.

Entonces, Señor Trump: el Calentamiento Global nunca se fue, está bien presente y se manifiesta de varias maneras. Sólo se necesita ver más allá que el termómetro de su casa. La prueba, desde varios días, una ola de calor extremo está afectando Australia, batiendo récord histórico de temperatura y provocando numerosos incendios forestales. Por lo tanto, no necesitamos el Calentamiento Global. Lo que necesitamos es tomar medidas para prevenir el cambio climático.

*El autor es investigador del Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la UABC.

Comentarios