LA BUFADORA

BUFADORA

Por El Mosquito
lunes, 11 de marzo de 2019 · 00:00

Fue el alcalde de Ensenada, Jesús del Palacio Lafontaine, quien recuperó de la jerga política el axioma “los carniceros de hoy serán las reses del mañana”, para ejemplificar que los hechos, las crisis y los ataques políticos desde la oposición en algún momento se revierten.

Y es que la polémica, recurso, sentencia e impugnación sobre el periodo que ha de durar la próxima gubernatura de Baja California, lleva a mensajes del pasado.

A 30 años de distancia los priistas están más que convencidos que la salida de Xicoténcatl Leyva Mortera del gobierno estatal en enero de 1989, la entrada de Oscar Baylón Chacón, las derrotas a la gubernatura de Margarita Ortega ese año, y de Pancho Pérez Tejada en 1995 y la última de Fernando Castro Trenti en 2013, tienen el innegable aroma de la concertacesión, la moneda de cambio entre la segunda y la primera fuerza política nacional que prevaleció en la época. Gobierno y PRI cedían a Baja California en aras de la gobernabilidad política para reconstruir la legitimidad de Carlos Salinas, mostrar la “apertura” de Ernesto Zedillo y conseguir el Pacto por México de Enrique Peña Nieto. Nadie les quita eso de la cabeza a los priistas.

Que la elección de gobernador en Baja California coincida con la de presidente de la república, rompería con ese esquema. No habría manera de la moneda de cambio.

Baja California, para bien o para mal, temen que sea influida -como en todas las entidades donde existan elecciones concurrentes- de la campaña nacional. Para arriba los proyectos locales cuyo candidato presidencial encabece las encuestas, para abajo quienes se hallen en el sótano. Así fue en 2018, en 2012 y en las anteriores.

La excepción ocurriría como en Jalisco, Guanajuato o Nuevo León, entidades que pese al tsunami de Morena, otros partidos ganaron elecciones; MC en Jalisco, PAN en Guanajuato y PRI en la alcaldía de Nuevo León.

Eso es lo que se debate en el fondo. Por eso está en Baja California el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés. Es a ellos a quien más preocupa la concurrencia electoral de gobernador y presidente de la república.

Los diputados del PAN y del PRI que podrían inclinar la balanza para modificar el período de gobernador -y quizás de alcaldes y diputados- viven una especie de depresión, ante las crisis internas de sus partidos, las escasas preferencias electorales y la puerta que se les abre en la casa de enfrente.

Por eso no tiene sentido la amenaza del dirigente nacional del PAN de expulsar a sus diputados que voten la ampliación del período, porque ellos ya se estaban yendo. No hay que ser brujo para anticiparlo.

Retoman iniciativa
Esta semana, el maestro Sergio Guevara Escamilla viajará a la capital del Estado con varias carpetas bajo el brazo, para presentar la iniciativa ciudadana con la que propone reformar la Ley de Coordinación Fiscal de Baja California, a fin de que todos los municipios de la entidad tengan más ingresos. De acuerdo con un comunicado enviado ayer por el propio representante ciudadano, el trámite lo estará entregando en la Oficialía de Partes del Congreso del Estado mañana martes a las 13:00 horas, y aprovechará para saludar a varios legisladores, a fin de que respalden este recurso que, como ya se dijo anteriormente, de prosperar generará más ingresos no sólo para el municipio de Ensenada, sino para todas las localidades. De esta forma Guevara Escamilla cumple su palabra, en el sentido de que esta iniciativa la presentaría sí o sí, y en ese objetivo logró ganar el respaldo de organismos empresariales, como la Canacintra, la Coparmex, Canaco y la Canainpesca, además de colegios de profesionistas, cuyos dirigentes le han recibido para escuchar la propuesta, y han quedado convencidos de que es una buena forma de ayudar a quien llegue, para atender las necesidades de la comunidad.

Otro dato interesante es que con el respaldo de unos cuantos voluntarios, el promovente consiguió acumular más de dos mil firmas de respaldo, cuando sólo necesitaba 500, de acuerdo con los requisitos que exige la ley.

El momento parece ser oportuno, porque termina una legislatura y los diputados locales pueden dejar un buen antecedente para todos sus representados, pero también termina la gestión de gobernador, y eso quiere decir que al que se va no le afecta. Al contrario, la oportunidad parece puesta para que cualquiera quede bien con los municipios, en un momento en el que parece haber una crisis generalizada de recursos. A ver qué pasa.
 

Comentarios