BENCHMARK

El púlpito bully

Por Jorge A. Meléndez
martes, 12 de marzo de 2019 · 00:00
“Roosevelt fue el primer Presidente en usar el término el púlpito bully para describir la poderosa plataforma que tenía para educar al país”.

Así explica la periodista Doris Kearns la gran oportunidad que tiene un poderso para sentar agenda (vea en nuestros sitios un video de ella hablando sobre esto).

Y ojo, porque en la época de Roosevelt (siglo 19) bully era algo muuuy distinto a lo que significa hoy: fantástico, único.

Aunque Kearns hace referencia a un Presidente, en realidad cualquier persona con poder tiene un gran púlpito para influir en la política, los negocios y la vida.

Lo triste es que muchos líderes políticos usan ese poder para agredir, polarizar y fomentar división y odio.

El ejemplo más claro es Trump, que aplica una receta de 6 partes para bulear:

1. Identificar una base relevante de votantes.

2. Elegir argumentos simplistas para esa base.

3. Evitar un debate argumentado.
4. Manejar información convenencieramente o mentir.

5. Descalificar e insultar a críticos, haciéndolos enemigos de la base.

6. Gobernar como si estuviera en una campaña electoral permanente.

Un púlpito naranja que sirve a los intereses personales de un tipo mal informado, voluble, soberbio, agresivo, caprichudo, terco y vengativo.

Híjole, hay muchos paralelismos entre esta receta y la de ya sabes quién. Pero creo que hay 4 diferencias en como usa su púlpito Andrés Manuel:

1. Es menos frontal y muuucho más astuto. A Donaldo se le ve venir a un kilómetro de distancia y a Andrés Manuel a veces no. Allá ataca como bull terrier, aquí con la argucia de un zorro. Da conferencias diarias para manejar la agenda llenas de chistes y vacilones, acusaciones sin pruebas y muchos reporteros paleros.

2. Tiene mucho más poder. En el control legislativo, presupuestal, en la centralización de funciones y decisiones y en el enorme peso de la Federación para estados y municipios.

3. Un país más pobre y con un muy bajo nivel educativo. La base de votantes que compra soluciones simplistas es mucho mayor y la pobreza y desigualdad permiten que las dádivas y soluciones mágicas sean bien vistas.

4. Instituciones menos fuertes. En EU los contrapesos funcionan y controlan el daño que puede hacer Trump. En México está por verse. Ah, y Andrés busca cooptar y desmantelar a instituciones que le acoten su poder (relea “¡Al diablo con su autonomía!”).

Si me compra estos argumentos, le pregunto: ¿quién es más peligroso en el (mal) uso de su púlpito, Trump o AMLO?

Para mí la respuesta es clara.
¿Qué hacer? Difícil la cosa. Con tanto poder y astucia nadie se enfrenta al terrible bully y su púlpito tropical. Pero le propongo:

1. No tragarse la chupaleta de que hay soluciones rápidas y fáciles a problemas complejos y añejos.

2. Defender (cada quien en su tribuna) todo aquello que no se deba de destruir.

3. Exigir toma de decisiones con datos y razón, no con creencias e ideologías.

4. Vigilar una ejecución razonada y planeada, no atrabancada y ocurrente.

Finalmente, si tiene un púlpito de poder, úselo bien:

a) Para educar y no para destruir.
b) Escuchando todas las opiniones, aún las disidentes.

c) Privilegiando la razón y el análisis.

d) Corrigiendo lo malo y reforzando lo bueno.
Los bullys son pésimos líderes y al final siempre llevan a sus seguidores a lugares inadecuados.

En un mundo global, competitivo e interconectado, el triunfo nunca será de un iluminado.

Las transformaciones exitosas requieren apertura, diálogo, flexibilidad y capacidad de rectificar, ¿no cree?

Posdata. ¿Reforma un periódico afín a Carlos Salinas? ¡Ja! Fantasía de Andrés Manuel. Yo fui cofundador de Reforma. En ese tiempo el Presidente tenía mucho poder y se le pedía permiso para poner un periódico. Nosotros ni le avisamos. A Salinas le molestaba mucho el periodismo independiente de Reforma y por eso intentó darnos un golpe mortal con el boicot de la unión de voceadores, fue cuando salimos a las calles junto con miles de ciudadanos a vender el diario. Grupo Reforma y sus diarios siempre han sido molestos para gobernantes y en especial para populistas infalibles. Andrés o está mal informado o miente. Creo que es la segunda. A fin de cuentas, el bully abusando de su púlpito.

En pocas palabras.

“El valor es fuego, el bullying es sólo humo”.

Benjamin Disraeli, político británico

benchmark@reforma.com

Twitter: @jorgemelendez

Comentarios