ANDANZAS ANTROPOLÓGICAS

Ensenada, puerto y pesca: breve historia

Por Dra. Claudia E. Delgado Ramírez*
jueves, 21 de marzo de 2019 · 00:00
La ciudad de Ensenada surge a partir de la construcción del Puerto de Altura, en la primera mitad del siglo XIX. La importancia inicial del Puerto estuvo dada por el arribo de barcos comerciales que provenían de la costa oeste de los Estados Unidos. El tráfico marítimo de estos barcos estaba destinado al transporte de mercancías y de personas lo que fomentaba una estrecha relación de intercambio comercial con la ciudad de San Diego, California.

La presencia de los barcos norteamericanos en las islas de la costa del Pacífico, se debía a la explotación de guano y también a la actividad pesquera. Para finales del siglo XIX, ya era una ciudad portuaria de gran relevancia regional debido a la capacidad de introducir mercancías del extranjero para abastecer a los diferentes pueblos mineros y era la vía a través de la cual se podían exportar los minerales. Además, los vapores permitían el transporte de pasajeros que viajaban desde San Diego a Ensenada, a San Quintín y a Isla de Cedros.

Es hasta el siglo XX, que la actividad pesquera empieza a cobrar relevancia en este puerto de origen comercial. La industria pesquera inicia en la década de los años 20 con la instalación de plantas procesadores bajo la propiedad de Maximiliano Bernstein. En 1929, el Gral. Abelardo Rodríguez (gobernador del Estado) instala una empacadora a seis kilómetros al norte de la ciudad de Ensenada, en El Sauzal; la “Compañía de Productos Marinos” y se empacaba abulón para exportarlo a Japón y a China.

La empresa contaba también con un barco cuya tripulación era de origen japonés y éstos entrenaron a los pescadores mexicanos en ciernes. Rodríguez también compró las dos empacadoras de abulón y langosta al Sr. Maximiliano Bernstein, quien las había instalado en El Sauzal y en Isla de Cedros en 1922.

El abulón y la langosta eran extraídos mediante el buceo con escafandra por inmigrantes chinos y japoneses. En 1933, el exgobernador Luis Salazar construyó la planta Industrial de Ensenada que llegó a ser la más importante del puerto. Esta inicia como cocedora de langosta y fábrica de hielo y posteriormente con el enlatado de sardina en salsa de tomate.

Abelardo Rodríguez se fue convirtiendo en uno de los pilares del desarrollo industrial de la región. La Compañía de Productos Marinos en El Sauzal, proporcionó casas a los trabajadores y fundó el sindicato.

El auge de las empacadoras y el desarrollo industrial pesquero en el puerto de Ensenada tuvo como origen la expansión de la pesquería de sardina en la costa oeste de los EU, sobre todo a finales de los años 30 con una mayor demanda para el ejército ocupado en la Segunda Guerra Mundial. Desde Washington y Oregón hasta California, la intensiva explotación de la pesquería a finales del siglo XIX y primeras décadas del XX, la llevó a condiciones poblacionales francamente alarmantes, por la cual se iniciaron los estudios sobre la costa del Pacífico mexicano más norteño, encontrando grandes cantidades de plancton y por lo tanto una región potencial de desarrollo de la industria sardinera.

Las primeras embarcaciones sardineras, el equipo para la operación de las empacadoras, los primeros pescadores y obreros de las empacadoras fueron “importados” de California ya que en la región norteña del Pacífico mexicano no se realizaba ninguna pesquería de carácter industrial. Entre 1949 y 1952, los desembarques de sardina en Ensenada rebasaron a los de San Francisco y Monterey, California.

Mis investigaciones me han permitido reunir información antes aislados, las que seguiré compartiendo en una segunda parte.

*Eahnm-INAH

Comentarios