ANDANZAS ANTROPOLÓGICAS

Una figurilla migrante en Baja California

Por Arqlga. Enah Fonseca Ibarra*
jueves, 28 de marzo de 2019 · 00:00

Esta es la historia de una figurilla cerámica que viajó desde El Bajío -y no me refiero al Bajío de la Zona centro de Ensenada-, sino a la región geográfico-cultural ubicada en la Zona Septentrional de Mesomérica. La protagonista de esta historia es una figurilla con forma humana elaborada en barro que fue encontrada en un sembradío en el estado de Guanajuato. La tierra arada puso al descubierto esta pieza que ha sido clasificada como estilo Mixtlán, ubicada cronológicamente en el periodo Formativo (200 a.C. – 200 d.C.). La pieza cambió de manos y de residencia pero no de familia por considerarla un legado preciado. El actual poseedor de la figurilla quería saber más sobre la historia de la pieza y se acercó al Centro INAH Baja California.

Antes de continuar, cabe abrir un paréntesis. Es importante recalcar que lo más recomendable es no mover los objetos arqueológicos del lugar del hallazgo sin antes contactar a un especialista pues de no hacerlo, inevitablemente y de forma irreversible, estaremos alterando el contexto arqueológico. Se cierra el paréntesis.

Ahora bien, si usted no lo sabía e incurrió en este error, lo invitamos a regularizar la situación de sus piezas migrantes. Es un trámite conocido como INAH-00-021 Solicitud para la inscripción de monumentos arqueológicos, históricos y de comerciantes en monumentos históricos en el Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos e Históricos, en la modalidad de Inscripción de monumentos arqueológicos muebles bajo custodia de particulares.

La inscripción no determina la autenticidad del bien registrado (Art. 24, Capítulo II de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos). Existen casos de réplicas muy bien elaboradas que requieren análisis más especializados para identificar si se trata o no de falsificaciones. Sin embargo es importante para el Instituto tener la mayor información posible pues no debemos olvidar que todos los bienes muebles arqueológicos son propiedad de la nación.

Una opción alterna a la inscripción de los bienes es la donación de las piezas al INAH. De esta forma podrán ser exhibidas en los museos para el goce de otras personas interesadas en el pasado de nuestro país. Además podrán ser estudiadas por especialistas en la materia.

Si los bienes además de su valor histórico, tienen un valor sentimental porque han permanecido y pasado de generación en generación en su familia, confiamos en que usted hará un buen uso de los objetos. No sobra mencionar que la venta/compra de objetos arqueológicos es un delito federal.

Al hacer la inscripción, el INAH no le quitará los vestigios, por el contrario, lo reconoce como un custodio de las mismas que será responsable de su integridad. El trámite consiste en registrar las características del bien mueble, se le tomarán fotos y se marcará con un número de identificación asignado a nivel nacional. Toda esta información se subirá a una plataforma digital conocida como Sistema Único de Registro Público de Monumentos y zonas Arqueológicos e Históricos.

Si se siente identificado con esta historia no dude en acercarse a su Centro INAH más cercano para realizar los trámites correspondientes. Lo esperamos.

*Investigadora del INAH-BC
montsenah@yahoo.com.mx

Comentarios