BAÚL DE MANÍAS

Ay pero qué bonita es…

Por Cristina Álvarez-Astorga
martes, 5 de marzo de 2019 · 00:00

Si  usted es, estimado lector, de los que frecuenta esta columna, ya ha de saber que lo que más me gusta es la música...  ¡Qué bonita es! Toda ella, desde la antigua hasta el rocanrol... Desde la que es para bailar hasta la que es para pensar, o para pedir por la paz eterna de los difuntos.... Por ejemplo, ahí tiene usted la Misa de Difuntos (Réquiem) Op. 48 de Gabriel Fauré. Es muy bonita y es una de las misas más populares del mundo. Fue compuesta en 1886.

Está en latín y consta de siete partes: Introit et Kyrie;  Offertoire; Sanctus; Pie Jesu; Agnus Dei et Lux Aeterna; Libera Me;  In Paradisum. Al componerla, Fauré alteró el orden tradicional de la misa. Omitió la Secuencia (con todo y el “Dies irae” y el “Rex tremendae”) y añadió el “In Paradisum”… Hizo desaparecer así, como por arte de magia, el apocalíptico horror de la “ira de Dios”...

El Introit y el  Kyrie y la poderosa aria del barítono del Ofertorio son especialmente emocionantes. El “Pie Jesu” está muy pasado de lanza.

Sobre esta obra en particular, Fauré apuntó: “Se ha dicho que no expresa miedo a la muerte... incluso ha habido quien lo ha llamado “un arrullo de la muerte”. Pues bien, tienen razón: así es como veo yo la muerte: como una feliz liberación, como aspiración a una felicidad superior, y no como una penosa experiencia... Con mi Réquiem, quizás también he querido yo escapar del pensamiento más habitual... después de tantos años acompañando al órgano servicios fúnebres, francamente quise componer algo diferente”.

Cabe añadir que comenzó a componerla tras la muerte de su padre y que antes de terminarla, su madre también murió… Y luego Fauré dijo que su Réquiem fue compuesto «por la alegría por ello» (sic)... Pero… No porque le haya dado gusto que se murieran, sino por aquello de pasar “a mejor vida”, se entiende… Ahí está: https://www.youtube.com/results?search_query=faur%C3%A9+requiem.

Otra obra que también es requetebonita es la Sinfonía “desde el Nuevo Mundo”, de Dvorák. Es su Novena sinfonía. Fue compuesta en 1893, en Nueva York. Tiene sentido el subtítulo, pues Dvorák nació en el “Viejo Mundo”... En un principio dijo que había utilizado elementos de la música americana, como los “góspel” y la música nativa, pero después dijo que siempre no.... Pero la verdad es que estaba muy interesado por la música indígena americana. En un artículo de 1893, dijo, “En la Sinfonía núm. 9 he escrito simplemente temas originales que recogen las peculiaridades de la música india”. Sin embargo, generalmente se reconoce que esta sinfonía tiene más en común con la música popular bohemia que con la música americana.

Yo digo que mitad y mitad. Y alégueme.

Pá la trivia: Neil Armstrong la llevó a la Luna durante la misión del Apolo 11.

Ahí está, en la versión más fregona que conozco, con Sergiu Celibidache y la Orquesta Filarmónica de Munich. https://www.youtube.com/watch?v=_9RT2nHD6CQ.

Buen provecho. Con permiso. Gracias.

 

 

 

Valorar noticia

Comentarios