DESDE EL VIGÍA

Más presión al peso

Por Editorial El Vigía
miércoles, 6 de marzo de 2019 · 05:00

El peso revirtió en febrero dos meses de recuperación frente al dólar, con una depreciación de -0.9 por ciento, donde un dólar más fuerte, los problemas y preocupaciones de Pemex, y comentarios de calificadoras de un posible contagio negativo a la calificación soberana de México, fueron los elementos que contribuyeron al aparente cambio de tendencia, indicó CIBanco.

En un reporte, la institución consideró que la tendencia negativa se podría mantener durante marzo, donde los elementos internos mantendrán un efecto negativo en el comportamiento del peso, y que dominarán un posible efecto positivo por factores externos.

Con ello, espera en marzo un peso ligeramente más presionado que en febrero, pero aún cotizando cerca de su promedio móvil de un año, de 19.25 pesos. Señaló que su escenario base es que la moneda cotice en promedio durante marzo en 19.35 pesos spot, frente a los 19.19 de febrero.

CIBanco consideró que en los siguientes días o semanas del mes es de esperarse que continúe el pronunciamiento de las principales agencias calificadoras sobre la calificación de la deuda soberana de México y de Pemex.

Aunque indicó que difícilmente México perdería el grado de inversión (en promedio están tres escalones arriba), lo que hace muy poco probable que éste se pierda en el plazo de un año o poco más. Sin embargo, en el caso de Pemex, hay altas probabilidades que en el corto plazo alguna de las agencias pueda ubicarla por debajo del umbral de grado de inversión.

Cualquier noticia de ajustes en la calificación (o perspectiva) tendrá implicaciones negativas para la moneda mexicana, mencionó.

Por otra parte, a principios de año se presentaron diversos emplazamientos a huelga y demandas de incrementos y bonos salariales en Matamoros, Tamaulipas, en parte como consecuencia de que los contratos colectivos de diversas empresas en esa ciudad fronteriza se encontraban indexados al salario mínimo.

Además, existe un emplazamiento a huelga fechado para el 20 de marzo dentro de la empresa Wal-Mart, por una demanda de aumento de 20 por ciento de incremento en el salario y un bono de 4 por ciento sobre las ventas.

Derivado de ello, se enfrenta el riesgo de que se propicien revisiones salariales, tanto en estas como en otras empresas, que rebasen las ganancias en productividad y que generen presiones de costos con afectaciones en el empleo formal y en los precios.

 

 

 

Comentarios