DESDE EL VIGÍA

Cosechas en riesgo

Por Editorial El Vigía
jueves, 7 de marzo de 2019 · 00:00

Mientras que el Gobierno federal destina miles de millones de pesos para que pequeños agricultores de granos eleven sus cosechas a mediano plazo, también está llevando a que una tercera parte de la producción nacional de maíz blanco esté en riesgo de desaparecer.

El peligro es latente también para la producción nacional de sorgo y trigo, pero lo más grave es el desabasto y mayor dependencia alimentaria que le sobrevendrá a México, consideraron agricultores de varios Estados y especialistas.

Explicaron que la causa es porque a partir de este año, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) resolvió apoyar con su programa Ingreso Objetivo sólo al volumen de cosechas que resulten de 30 hectáreas de riego y 60 hectáreas de temporal, no más.

Pero también limitó los rendimientos por hectárea, lo que atenta contra los productores, pues para cubrir sus costos requieren producir más, explicó Rogelio Garcíamoreno Garza, agricultor en Tamaulipas y vicepresidente agrícola del Consejo Nacional Agropecuario (CNA).

“El golpe es tremendo. Está (la Sader) limitando los apoyos no sólo a las hectáreas, también está limitando los rendimientos a contratar (en Agricultura por Contrato)”, expresó.

Marte Nicolás Vega Román, presidente de la Asociación de Agricultores del Río Fuerte Sur (AARFS), en Sinaloa, estimó que el Gobierno va a tener serios problemas con un desabasto tremendo de maíz.

“En Sinaloa ahorita no, porque ya la cosecha está en proceso, pero ya lo veremos en la siembra de octubre de este año; el productor muy seriamente está pensando dejar de sembrar maíz y dedicarse a otra actividad”, dijo.

En Sinaloa -el mayor productor de maíz blanco en México-, la Confederación de Asociaciones Agrícolas (CAADES) calculó que unas 2 millones de toneladas de este grano quedarían fuera del apoyo. Ese volumen representa un 35 por ciento de la cosecha.

Vega Roman agregó que ese volumen ingresará al mercado libre, lo que ocasionará un desplome en el precio del grano y dañará la finanzas de los productores por no estar coberturados con el Ingreso Objetivo.

La Sader define al Ingreso Objetivo como el precio mínimo por tonelada al que debe vender un productor de granos para poder seguir en la actividad, y establece dicho precio con base datos de costos y un pequeño margen de rentabilidad.

 

Fuente: Agencia Reforma

 

 

 

Comentarios