BARÓMETRO POLÍTICO

La milicia nativista

Por Susana Silva Gallardo*
martes, 23 de abril de 2019 · 00:00
A partir de la semana pasada, han resurgido en el foco mediático la existencia de grupos de milicias anti-migrantes que operan en la frontera de los Estados Unidos para la detención y posterior entrega de los migrantes a las patrullas fronterizas. Sin embargo, estos grupos de civiles armados y que trabajan al margen de la estructura legal del gobierno de Estados Unidos ha sido considerado, más que nada, una amenaza a los derechos humanos de las personas que se ven forzadas, por distintas razones, a cruzar fronteras con el fin de buscar mejorar su calidad de vida.

En Nuevo México, el fiscal general, Héctor Balderas, ha criticado duramente la naturaleza de este tipo de grupos, comentando que los mismos trabajan y ejercen un autoridad exclusiva de las autoridades fronterizas. Aunado a ello, respecto a los milicianos que se hacen llamar Patriotas Constitucionales Unidos, se alinean a la postura y política abiertamente anti-migrante de Trump y en videos que circulan en redes sociales, se puede observar cómo este grupo se ha dado a la tarea de detener cerca de la frontera de Nuevo México a miles de migrantes, incluidos niños, en una serie de acciones que parecen más bien una cacería que otra cosa.

Asimismo, se ha dado a conocer que el líder de este grupo de derecha, Larry Mitchell Hopkins, ha sido arrestado por el FBI bajo el supuesto de portación ilegal de armas y munición. Ante esto, Héctor Balderas, el ya mencionado fiscal general de Nuevo México afirmó que Hopkins es un individuo peligroso que no debería de portar armas cerca de familias y niños. Ante esto, la gobernadora del estado, Michelle Lujan Grisham también ha tomado las redes y los medios para declarar que los civiles no tienen ninguna autoridad para detener o arrestar a nadie, por lo que pide que cese la actividad de este tipo de milicias anti-migrantes.

Respecto a la situación, el gobierno de México se pronunció a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores con una carta en donde se condena la acción de estos grupos milicianos anti-migrantes, declarando que la naturaleza de sus acciones contribuyen a la flagrante violación de los derechos humanos de migrantes, así como su derecho de pedir asilo o refugio. Así mismo, declara que la extorsión e intimidación que ejercen estos grupos a los migrantes ponen en riesgo su seguridad.

Por otro lado, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos emitió un llamado para que los civiles se abstengan de realizar este tipo de acciones, ya que las mismas podrían llegar a tener consecuencias legales y respecto a la seguridad pública. Al mismo tiempo, recalca que no condonan ni apoyan a grupos privados que ejercen acciones oficiales, en este caso la detención de los migrantes en la frontera, por propia mano.

Esta situación destaca la crisis de derechos humanos y las violaciones a las que están sujetos los migrantes que cruzan la frontera entre México y Estados Unidos. Además de ello, se vislumbra cómo la retórica anti-migrante y hasta cierto punto nativista de Trump, ha dado paso a la creación de este tipo de grupos, quienes ven las detenciones arbitrarias de migrantes como un derecho y no una violación a los derechos mismos del migrante.

*Estudiante de Relaciones Internacionales del Tec de MTY campus Guadalajara

susanasilvag96@hotmail.com

Comentarios