LA VERDAD SEA DICHA

Promesas de campaña

Por Guillermo Hurtado Aviña
miércoles, 24 de abril de 2019 · 00:00
Han empezado las campañas políticas y con ellas las promesas con las que los candidatos quieren engatusar a los ciudadanos que sí votan.

La inmensa mayoría de esas promesas contienen mentiras, cuando no exageraciones, pues los candidatos concuerdan con Vicente Fox quien dijo al responder a la pregunta de si durante su campaña había echado mentiras: “si no echo mentiras no gano”.

No hay candidato que se respete que no diga que de ganar hará que Ensenada termine con todas sus vicisitudes, aún cuando los problemas no sean del resorte del cargo al que aspira.

Por ejemplo, Claudia Agatón, diputada que no ejerce su cargo por andar buscando repetir, declaró recientemente en su calidad de candidata, que: “realizaré labores por Ensenada, la más inmediata es la ampliación del denominado tramo de la muerte”. Muchos ciudadanos dicen, ah qué Claudia tan sin embargo, tiene casi seis años de ser diputada y el problema del tramo de la muerte tiene muchos más y hasta ahora se ha dado cuenta de ese problema y agregan, por qué en esos años no hizo nada por resolverlo, ¿sería porque no es de su competencia?

Y por si fuera poco lo anterior, Agatón Muñiz se entusiasma y se anima a decir otra mentira, “impulsaré más espacios públicos y un adecuado desarrollo urbano”. Qué no habrá alguien cercano que le diga que esas cuestiones no son competencia de un diputado, y que si en seis años que lleva no lo ha hecho, menos lo podrá hacer en los tres que quiere que se le concedan.

Alfredo Maccise, por su parte, manifiesta que si el voto popular lo favorece, Ensenada tendrá un buen alumbrado público, recolección de basura, cero baches, pero no dice cómo lo piensa lograr, pues como es conocido por casi todos, el Ayuntamiento no tiene dinero, ni en qué caerse muerto.

Así no se vale, los candidatos tienen que dar a conocer el remedio y el trapito, de otra manera todo queda en buenas intenciones, y de esas buenas intenciones está empedrado el camino al infierno.

Lo mismo sucede con Elvira Romero, candidata a la alcaldía, que ofrece atender los rezagos en la estructura vial y en los servicios públicos, pero ni siquiera dice cuáles son ni cómo piensa atenderlos.

Los candidatos a Diputados, a Presidentes Municipales y a Regidores, lo primero que deben hacer, pero nunca lo hacen, es enterarse de cuáles son las atribuciones y obligaciones que corresponden al cargo a que aspiran, ya que de no ser así, se arriesgan a decir durante su campaña barbaridades que ni ellos mismos se creen.

Lo peor es que ni después de ganar la elección y entrar en funciones sienten, cuando menos, la curiosidad de saber qué es lo que tienen qué hacer ni cómo lo deben hacer, lo cual trae como consecuencia que la población sufra sus desatinos, que no solamente evitan que se tenga una vida tranquila, sino que además cuestan y cuestan caros a los sufridos ciudadanos.

Los candidatos aquí mencionados no son los únicos que actúan en forma inadecuada, son solamente un ejemplo, pues todos cojean del mismo pie.

Por eso es necesario que los votantes no se dejen endulzar el oído con promesas falsas, deben conocer la trayectoria de cada uno; si un candidato ha ocupado algún cargo, saber si ha cumplido con él, si no traicionó sus promesas de campaña o si únicamente se dedicó a sacarle jugo en su beneficio, a hacerse rico.

Si un diputado o presidente municipal, no hizo lo que tenía que hacer en beneficio de sus representados, durante los tres años de su encargo, porque no supo o no pudo, ya no lo va a hacer nunca, y si cumplió con su compromiso, de todos modos debe darle espacio a otro que ponga en práctica nuevas ideas.

Por eso creo que no debe haber reelección, no debe nadie entronizarse en un cargo que además no sabe desempeñar. Vale la pena pensarlo, ¿no cree?

Comentarios