AMADOR…DEL DEPORTE

Un amigo distinguido

Por MAO
miércoles, 15 de mayo de 2019 · 00:00


En ocasiones he pensado salir de la tónica que ha caracterizado a esta columna para escribir acontecimientos más recientes, pero tengo dos razones para no hacerlo: una de ellas, es que se tiene que morir uno con su rubrica y la otra, la más poderosa, es que mi ciudad cuenta con grandes periodistas que día a día, nos tienen bien informados de lo que sucede en el mundo deportivo. Pero en esta ocasión creo que “voy a agarrar monte”, ya que la ocasión así lo amerita.

Tuve conocimiento de nuestro personaje en turno a inicios del presente siglo, y no se me olvida el momento, ya que después de terminar de jugar softbol por allá en la Ciudad Deportiva, dos compañeros de equipo y un servidor estábamos en el estacionamiento de dicha unidad deportiva cuando fuimos abordados por un reportero, que hasta en ese momento supe que era de El Vigía.

Y reitero que no se me olvida el suceso porque note que mis compañeros ya llevaban una relación de amistad muy estrecha con el periodista, por la expresión de uno de ellos al decirle con mucha confianza:” ¿Qué onda compa, te quedó jabón en la cabeza o qué? Al escuchar la frase, no nos quedo más que reírnos, al igual que nuestro personaje en mención.

Como siempre, muy amable y respetuoso, solicitó la información del juego recién finalizado y, así como llegó, se despidió para seguir su camino, no sin antes agradecer por el favor solicitado. Ese fue mi primer encuentro con él, y a mí me pareció un hombre importante en el deporte, más que nada por la dimensión que iba teniendo este diario.

De momento pensaba que su trabajo era descomunal y que lo más seguro, tarde o temprano, tiraría el arpa, o en este caso, la cámara. Seguí jugando o asistiendo a eventos deportivos y un asiduo visitante a esos escenarios era él; dentro de mí sentía la satisfacción de verlo realizado, ejerciendo su pasión, y sobre todo, que más puertas se le iban abriendo a su paso.

Claro está, dentro de mis máximos galardones, es haberme hecho su amigo y por consiguiente, sus conquistas son mis conquistas, porque al ver como Dios le bendice, es la manera en que el Creador contesta nuestras peticiones. Miembro de una gran familia ligada a los medios, es difícil arrebatarle su querencia; siempre acompañado de su cómplice, su inseparable confidente…la mochilita, la de los rallys.

Tal vez muchos se preguntaran: ¿Por qué si siempre anda a pie, ha llegado tan lejos? Como dijera Machado, el poeta, no el pelotero, “se hace camino al andar”. Hay locutores ensenadenses que han pisado un estadio de Ligas Mayores, desconozco si mi amigo es el único periodista deportivo de este puerto, desempeñando su labor, que lo ha realizado, que igual, nadie le quita el gusto de haberlo hecho.

Hoy el ayuntamiento de Ensenada le otorga el reconocimiento de ser un Ciudadano Distinguido, distinción que ya se la había ganado mucho tiempo atrás, no sólo como ciudadano, sino como esposo, padre, hermano e hijo distinguido.

Para quienes lo hemos conocido desarrollando su labor, sabemos que, sin desmerecer lo de ciudadano, su esencia va más allá que eso, ya que para muchos de sus amigos, sin llevar la gran estirpe de su familia, lo consideramos como un hermano.

Querido amigo ya he recortado un poco la distancia, en relación a lo que usted me dedicó que fue demasiado; te agradezco por todos esos momentos de alegría que hemos pasado, mas mi gozo no se compara con el de tu padre que los ve cada día triunfar en esta hermosa profesión.

Disfruta el momento porque es solo el cumplimiento de la Ley del Sembrador:

“Todo lo que el hombre siembra, eso cosecha”.



Nombre de la nota: COLUMNA

Comentarios