DESDE HOLANDA

Una dulce solución

Por Dianeth Pérez Arreola
miércoles, 15 de mayo de 2019 · 00:00
La semana pasada hablaba del impacto que tiene en la salud el consumo de bebidas gaseosas en México. La diabetes es una epidemia nacional y en lo que respecta al azúcar hay buenas noticias.

Encontrar un sustituto para el azúcar que no afecte la salud, que tenga buen sabor y que se produzca de forma sustentable es la labor de Xilinat, un emprendimiento de científicos e investigadores mexicanos que la semana pasada ganó el primer lugar en un concurso internacional de proyectos sociales realizado en Ámsterdam.

Este endulzante apto para diabéticos es un producto orgánico que utiliza los residuos del maíz, con lo que ayuda tanto a la salud como al medio ambiente. Xilinat fue elegida la mejor idea de las 20 participantes, y con ello se llevó un millón de dólares para seguirla desarrollando.

El representante de México, Javier Larragoiti presentó el proyecto ante el jurado, que estuvo integrado por gente como Alexandre Ricard, CEO de la destilería francesa Pernod Ricard; Sonal Shah, directora ejecutiva del Centro Beek de impacto social e innovación; Cemal Ezel, ganador de la última edición del concurso con su proyecto Change Please, que entrena a personas sin hogar para ser baristas y Zoe Saldana, actriz y fundadora de la plataforma BESE, que promueve la diversidad en los medios.

Las otras propuestas eran también muy interesantes. Por ejemplo, el representante de Holanda es un refugiado sirio que propone crear una identidad digital a personas como él, que perdieron todos sus documentos de identidad por la guerra, dándoles acceso a servicios de salud, empleo y educación.

El proyecto de Estados Unidos consiste en una aplicación que conecta sitios donde hay alimentos que de otra manera serían desperdiciados, como restaurantes y supermercados, con personas y organizaciones que los necesitan.

La idea portuguesa propone romper las barreras culturales mediante una red informal llamada “Speak”, que busca reducir la marginación de inmigrantes y refugiados en los países europeos mediante cursos de idioma y cultura local.

La propuesta chilena, llamada “Burn to give”, consiste en una plataforma que convierte las calorías quemadas durante el ejercicio, en nutrientes para niños necesitados. Por cada caloría quemada, una es dada a quien lo requiera, y los usuarios pueden ver el impacto de sus acciones a través de la aplicación.

La representante de Italia expuso su idea sobre la producción de un material textil hecho con los residuos de la elaboración del vino; una alternativa a la piel libre de sufrimiento animal.

El resto de los proyectos eran sobre reciclaje, agua potable, la preservación de las abejas, la conexión entre productores y consumidores, infraestructura para los necesitados y mejor información a consumidores.

Estamos matando al mundo y a nosotros mismos con nuestro estilo de vida, así que las ideas que ayuden a retrasar la catástrofe ambiental y de salud en la que vivimos son bienvenidas. Felicidades a Javier Larragoiti y mucho éxito a Xilinat.

Comentarios