DE NIÑOS Y OTROS ENREDOS

México ante la OECD: salud y economía

Por Dr. Enrique Sicardi Aragón*
jueves, 11 de julio de 2019 · 00:06

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD por sus siglas en inglés) publicó en el 2015, su informe mundial (OECD Health at a Glance 2015) y ubica a México como el país miembro (34 países) más pobremente posicionado, aún peor que algunos países no miembros.

El día 2 de julio publicaron las Estadísticas de Salud de la OECD 2019, donde nuevamente nos ubican como el país miembro con más malas expectativas en salud, continuamos siendo el miembro con menor número de camas de hospital, el de mayor mortalidad materno-infantil, con mayores problemas de obesidad/diabetes y con menor expectativa de vida, así como el país que invierte menos de su PIB en Recursos para la Salud. Todo aquel que haya requerido de los servicios institucionales en salud, podrá constatar la escasez y en muchos casos, la obsolescencia de los mismos.

Ante esta constante y muy probable continuación de nuestra situación de salud, el Secretario General de la OECD, el connotado Economista y Politólogo mexicano, José Ángel Gurría Treviño, puesto que ostenta desde el 1 de junio de 2006, publicó hace unos días el Estudio Económico de México 2019 (oecd.org/economy/2019-economic-survey-of-mexico-may-2019-sp.htm). Dicho estudio, no lo elabora el secretario general, es responsabilidad de un comité, integrado por muchos expertos internacionales y apoyados por autoridades mexicanas, donde destacan que el comportamiento económico de México, al igual que muchos otros países está siendo influenciado por la desaceleración económica internacional, aunado a la incertidumbre de las relaciones de México con su principal socio comercial, Estados Unidos, con quien aún no están claras las reglas del juego y un tercer e innegable factor es la transición política mexicana, la cual está realizando profundos cambios en políticas de prioridades económicas.

El tan necesario crecimiento de la economía mexicana, comúnmente prometido por este y otros gobiernos anteriores, no ha dado señales de recuperación: 2.3% en el 2017, 2.0% en 2018 y 1.9% para 2019. El índice inflacionario reportado de entre 2 y 4%, dista mucho de la realidad reportada por las amas de casa en base a la escalada e imparable alza de los productos.

Ángel Gurría, hace especial atención al caso PEMEX, paraestatal la cual debería ser un pilar fundamental en la recuperación económica que hoy presenta una ostentada inestabilidad y fuerte vulnerabilidad y la cual ha sido una de las principales vetas de corruptelas y enriquecimiento ilícito de muchos políticos, los cuales hoy gozan de los contubernios de la exoneración.

Llama la atención donde se informa que México es el país miembro de la OECD que más reformas ha emprendido, sin embargo, el crecimiento sigue siendo débil y poco incluyente: “mucho ruido y pocas nueces”. El PIB per cápita de los mexicanos es el más bajo y los niveles de pobreza más altos de los países miembros, donde destacan los bajos niveles de productividad, educación y desigualdad.

Se calcula que el trabajo informal incluye al 60% de los mexicanos (cifra difícil de creer, la cual está documentada en los informes) lo que ocasiona una mermada captación hacendaria y propicia que dichos trabajadores no coticen para una pensión por vejez, lo que llenará al país de “viejos pobres” y sin servicios de salud.

Dentro de sus recomendaciones, hace especial énfasis en mejorar la recaudación, evitando la tan popular evasión fiscal, situación que a diario vivimos los mexicanos que no creemos en nuestras instituciones y los mejores ejemplos son la irregularidad del parque vehicular, impuesto predial, casetas de peaje, entre otros muchos.

Se vislumbraría mejoría al trabajar en la equidad y la educación y que los mexicanos volvamos a recuperar la confianza en nuestras instituciones, lo cual se logrará al implementar en forma real y eficaz el Sistema Nacional Anticorrupción, lo que mejoraría la calidad de los servicios públicos.

Mis amigos, no sé ustedes, pero yo pienso que no veré el cambio, pero esto no me limita ni me desalienta a seguir haciendo mi mejor esfuerzo cada día y seguir promoviendo y tratando de educar y mejorar mi entorno.

Para que México cambie, tienen que cambiar primeramente sus habitantes y eso solo se logrará al mediano o largo tiempo con educación y equidad.

*Coordinador de Relaciones Públicas del Consejo Nacional de Lactancia Materna, A. C.
sicardi53@gmail.com

Comentarios