ECONOMÍA Y POLÍTICA

¿Para qué sirven 485 MMDP? I de III.

Por: Rolando Daniels Pinto
lunes, 12 de agosto de 2019 · 00:00

Ningún problema económico, tiene una solución puramente económica.

John Stuarl Mill (Economista y filósofo ingles)

El gobierno federal a través de las SHyCP anunció un programa anti cíclico de inversión por 485 mil millones de pesos (MMDP), para “ante un contexto internacional complicado”, darle un empujoncito a la economía, la cual manifiesta desaceleración, que no recesión o crisis. ¿Qué tan importante es esta inversión y cuáles pudieran ser los efectos esperados? Primero, habrían de hacerse algunas precisiones.

Así, la inversión anunciada equivale al 2.0% del PIB nominal de 2018, al 14% de las Reservas Internacionales y triplicará el dinero circulante en lo que resta del año; aunque se afirma que no tiene impacto presupuestal porque en teoría no incrementa el gasto del gobierno, sí son recursos adicionales aplicados a la economía ya que habrá inversión a través de Asociaciones Público Privadas (APP).

El gasto público -que es uno de los componentes de la Demanda Agregada (la cantidad de bienes y servicios consumidos en la economía)- se divide en gasto corriente -para la operación del gobierno- y en gasto de capital o inversión -para la generación de activos fijos o infraestructura- por lo cual se espera que su ejercicio pleno o el subejercicio impacte de alguna forma el comportamiento del PIB.

De acuerdo a la teoría Keynesiana, si el gobierno incrementa su gasto contribuye generando empleos y derramando salarios, lo que aumentaría el consumo y la producción de bienes y servicios, Sin embargo, existen estudios concluyentes en que el incremento del gasto del gobierno mexicano, no siempre tiene un impacto positivo en el crecimiento del PIB, incluso en el largo plazo manifiesta resultados adversos.

Así, el estudio publicado en 2018 por el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, “Mitos y Realidades del Multiplicador del Gasto Público en México: Una revisión de la economía mexicana de 1993 a 2015.”, señala como su principal resultado el “que no hay evidencia estadística que soporte la existencia de un multiplicador del gasto público primario sobre el PIB que sea positivo.”

Si como Multiplicador se entiende al indicador que define cuántos pesos cambia el PIB por cada peso que se incrementa el gasto público, el estudio afirma que en el largo plazo el gasto público (sea corriente o de inversión), no sólo presenta un efecto negativo sobre el PIB, sino también sobre la inversión privada -a la que desplaza- e incluso no hay evidencia de que estimule el consumo privado.

Peor aún, es que incremento del gasto público no solamente se haya financiado con deuda (al pasar de 2008 a 2015, del 33.2% al 47.6% como porcentaje del PIB), sino que entre 2003 y 2015, el gasto público creció a una tasa promedio anual del 4.39%, mientras el PIB sólo lo hizo a una tasa del 2.34%; es decir, el incremento del gasto público se financió con deuda, con un pírrico crecimiento del PIB.

Lo anterior es válido aun diferenciando entre el gasto corriente y el gasto de inversión, los cuales muestran poco impacto tanto en el consumo como la inversión privada; incluso, el estudio señala que el 47% del gasto de inversión se orientó hacia PEMEX, ese barril sin fondo en el que la infraestructura de poco ha servido tanto por la reducción en la producción, como por la caída de los precios del petróleo.

Con la información reseñada, pareciera que el programa anunciado por el gobierno federal en donde le inyectará a la economía 485 MMDP no tuviera razón de ser si -como se ha referido- un incremento en el gasto público tendría un efecto multiplicador de poco impacto en el crecimiento de la economía.

Sin embargo, a la luz del estudio aludido y con base en la estructura del programa mencionado, es posible encontrar formas de cómo lograr un impacto positivo que contrarreste la desaceleración de la economía; pero eso es otro cantar y por eso mismo esta historia continuará hasta donde sea necesario.

rdanielspinto@hotmail.com
 

Comentarios