ECONOMÍA Y POLÍTICA

¿Para qué sirven 485 MMDP? III y último

Por Rolando Daniels Pinto
miércoles, 14 de agosto de 2019 · 00:00

Al fin y al cabo no te miden por cuánto te comprometes en algo, sino por lo que finalmente logras.
Donald Trump (presidente norteamericano)

En la última entrega, después del recuento de proyectos en los que invertirán los 485 MMDP con recursos públicos y privados para lo que resta del año, se mencionó la importancia de la Propensión Marginal al Consumo (PMC), y la capacidad de la planta productiva para responder ante un incremento en la demanda de bienes y servicios, así como de bienes de capital, especialmente infraestructura.
Efectivamente, siendo la PMC la variación del consumo como resultado de una variación del ingreso y equiparando a los 1.2 millones de créditos Fonacot como un incremento en el ingreso disponible, habría que esperar si los trabajadores hacen uso de ellos, a una tasa anual de entre 16% y 22%; sobre todo en los últimos 5 meses el Índice de Confianza del Consumidor (ICC), muestra tendencia a la baja.
Asimismo, parece incierto el impacto de los créditos hipotecarios para la adquisición de vivienda nueva o usada por hasta 1.5 millones de pesos, dirigido a trabajadores que combinan un trabajo formal con actividades informales, derivado también por la tendencia a la baja del ICC y la tramitología.
Estudios recientes estiman que la PMC en México es de 0.91, es decir, por cada peso adicional de ingreso, 91 centavos se destinan al consumo de bienes y servicios; entonces el impacto de incentivar el consumo dependerá del éxito de los créditos, del incremento de la masa salarial, así como del ICC.
Ahora bien, de los 50 MMDP (80% capital privado), para 18 proyectos de infraestructura, más los 320 MMDP ya presupuestados del FONADIN para 2019 – de acuerdo a la experiencia – para un impacto económico positivo, lo ideal sería que las obras las realizaran empresas que tributen en las regiones donde se realizarán las obras y que los fondos públicos se ministren a través de los gobiernos locales.
Lo anterior garantizaría que no solamente habría derrama por los empleos generados, sino que los insumos y materiales los proveyeran empresas locales, las que junto a las constructoras tributarían en la zona, impactando además positivamente en cuanto a las participaciones de los tributos federales.
Por otra parte los 270 MMDP con los que NAFIN y Bancomext financiaran a 400 mil MiPyMEs, algunas de ellas proveedoras del gobierno federal y PEMEX o vinculadas a la generación de energía y la minería, el impacto estará en función de la agilidad del otorgamiento de esos créditos, en su eficiente aplicación y en la óptima orientación hacia sectores productivos de mayor impacto en el corto plazo.
La eficacia de los 50 MMDP con los que el FIRA apoyará a medio millón de productores del sector agroalimentario del sur sureste del país, queda sujeta a su oportuna y eficiente aplicación de acuerdo a los ciclos agrícolas de esa región, así como a una eficiente comercialización de los mismos.
El adelantamiento de las licitaciones del 2020, requiere de una gran transparencia y mayor oportunidad para las empresas de la región donde se realizarán las obras, ello por las causas ya expuestas; pero además, porque la inversión privada de 20 MMDP para ampliar o mejorar carreteras federales existentes, sólo impactará la economía de las regiones donde se ubica esa infraestructura carretera.
¿Para qué sirven los 485 MMDP del programa del gobierno federal? Para mucho si el gobierno cuenta con recursos, porque una cosa es lo presupuestado y otra contar con dinero para gastarlo, sobre todo cuando la recaudación ha caído, a menos de que este gasto se financie con la nueva deuda pública autorizada ya en la Ley de Ingresos, lo que encarecería la tasa de interés real. ¡No por favor, no más!
Los 2 grandes riesgos son endeudar más al país e invertir parte de los 485 MMDP en ese barril sin fondo llamado PEMEX, por ello ese recurso debe aplicarse eficientemente para que su efecto multiplicador sea positivo; además, la tendencia decreciente de la inversión y el empleo exhiben, más allá de los discursos, la desconfianza del sector privado reflejada en la desaceleración económica, manteniendo recursos humanos y capitales ociosos que podrían reactivarse si regresa dicha confianza.
Siendo positivos, sí el gasto público y la inversión privada hacen sinergia podrán mejorar el desempeño de la economía con todo lo que ello implica. 485 MMDP es mucho dinero y el éxito del programa dependerá de su óptima aplicación, de revertir la tendencia a la baja en la confianza del consumidor y de los inversionistas, así como de no encarecer el crédito para actividades productivas. Ya se verá…

rdanielspinto@hotmail.com

Comentarios