TINTERO INTERNACIONAL

Protestan en Nigeria debido a brutalidad policiaca

Por Arantxa Meza*
sábado, 17 de octubre de 2020 · 01:13

En definitiva, el año 2020 será recordado como uno de los más importantes dentro de la historia reciente. No sólo lo marca el surgimiento de una crisis sanitaria global, sino que también destaca por las innumerables movilizaciones sociales a lo largo del mundo.

Éstas últimas se ven impulsadas por un sinfín de causas: tales como el feminismo, el antirracismo y la lucha por la defensa de los derechos laborales. Ahora, la juventud nigeriana ha decidido pronunciarse en contra de una problemática fundamental para su experiencia: la brutalidad policiaca.

En concreto, éstos buscan que se ponga fin al llamado “Escuadrón Especial Anti-Robos” (SARS, por sus siglas en inglés), creado en 1992 con la consigna de atender los crímenes violentos en la ciudad de Lagos. En aquel entonces, se consideró crucial que esta unidad especial operara en el anonimato, utilizando vehículos y vestimenta sin identificación. De tal manera, el SARS tendría la facultad de acabar con los grupos delictivos que habían tomado control de la ciudad.

Sin embargo, ha sido justo el elemento de anonimato el que ha permitido que el escuadrón se transformara en una fuerza que, en lugar de combatir la delincuencia, aterroriza a la ciudadanía. De acuerdo con Amnistía Internacional, más de 82 casos de abuso policiaco han sido documentados por parte del SARS desde el año 2017. Asimismo, la organización reporta que dicho escuadrón rutinariamente comete abusos y tortura en contra de hombres jóvenes con el objetivo de extraer confesiones, castigarles por supuestos delitos o para extraerles dinero.

Por otro lado, los crímenes de la unidad han sido poco investigados por parte de las autoridades nigerianas. En los casos aislados donde los abusos han salido a la luz, la policía ha fallado en cumplir su promesa de investigar los hechos.

A pesar de que el gobierno y la policía han prometido reformar el escuadrón en más de una ocasión, aún no se han implementado medidas concretas y efectivas para lograr este cometido. En 2018, el gobierno estableció una comisión judicial para realizar una investigación sobre las actividades del SARS y proponer recomendaciones para su reforma. No obstante, dicho reporte nunca se hizo público.

Ahora, tras una semana de protestas en el país, el gobierno ha accedido a disolver el escuadrón. En su lugar, se ha anunciado la creación de otra unidad táctica de policía, que denominaron como SWAT (Equipo Especial de Armas y Tácticas). Sin embargo, esto no ha sido suficiente para acabar con las movilizaciones, ya que muchos estiman que el cambio no será suficiente para reformar a la policía.

Respecto a lo anterior, cabe destacar las recomendaciones que Amnistía Internacional ha hecho al gobierno nigeriano respecto a la problemática: empoderar a los órganos de observación - incluyendo a la Comisión sobre el Servicio de la Policía, el Comité contra la Tortura y la Comisión Nacional de Derechos Humanos - para iniciar la investigación y enjuiciamiento de aquellos policías involucrados en la violación de derechos humanos.

Mientras que dichas recomendaciones podrían ser un excelente punto de partida para una reforma efectiva, el gobierno aún no ha anunciado alguna medida que las tome en cuenta. Ahora que las protestas han adquirido visibilidad a nivel internacional, lo más sensato sería, definitivamente, que éste elija la búsqueda de justicia y no la represión de la ciudadanía.

*Lic. en Relaciones Internacionales por el TEC de MTY campus Guadalajara

arantxameza@gmail.com

 

 

Comentarios