DE DERECHO Y OTROS TEMAS

Síndrome de alienación parental

Por Lic. Juan Ricardo Pérez Zayola*
sábado, 24 de octubre de 2020 · 00:49

La alienación parental conforme al Código Civil del Estado de Baja California, se entiende como la conducta del padre o de la madre tendiente a sugestionar o influir negativamente a los hijos, en contra del otro, provocándoles a sus hijos, sentimientos negativos, como rechazo o distanciamiento hacia cualquier de los progenitores; el mismo ordenamiento dice que se debe de evitar cualquier acto de manipulación o alienación parental encaminada a producir rechazo o rencor hacia el otro progenitor bajo pena de suspenderle el ejercicio de la patria potestad.

De tal forma que el código en cita nos dice que se consideraran como conductas que atentan contra el vínculo de los hijos con el padre o la madre ausente el impedir el ejercicio del derecho de convivencia con el otro progenitor.

Desvalorizar o insultar el otro padre o madre en su presencia o ausencia delante de los hijos, una situación muy común entre padres separados; ridiculizar los sentimientos de afecto del niño hacia el otro padre; provocar, fomentar o premiar conductas despectivas o de rechazo en el niño en perjuicio del otro progenitor.

Influencia con mentiras o calumnias la figura del otro padre insinuando o afirmando que solo quiere hacerle daño al niño y al progenitor que tiene su custodia; presentar falsas alegaciones de abuso ante los juzgados para separar al niño del otro padre, situación muy lamentable en donde inclusive personas profesionistas han inventado hechos de violencia para perjudicar al otro progenitor entre otras más delicadas y cambiar de domicilio con el fin de impedir o destruir la relación del padre ausente con el niño, indicándose también que será causa de perdida de patria potestad incurrir en estas conductas.

El síndrome de alienación parental fue creado en 1985 por el doctor Richard Garner, quien en 1987 publico en su editorial Creative Therapeutics el libro “Síndrome de alienación parental y la diferencia entre abuso sexual fabricado y genuino” en el cual se sostenía que este síndrome había sido construido a partir de números casos clínicos, situación que nunca pudo comprobarse, por esta misma razón este no se encuentra avalado por las asociaciones médicas o psicológicas internacionales es por esta causa y motivo que se considera que no debe de ser causa de perdida de patria potestad atento al interés superior del menor.

No obstante lo anterior, la manipulación parental sí existe y resulta algo muy común que afecta el desarrollo de los entornos y relaciones familiares, resultar ser una situación cotidiana entre los padres separados, quiens recurren precisamente en actos de manipulación en perjuicio de sus menores hijos para generalmente predisponerlos en contra del otro padre o madre no custodio, llegando al grado inclusive de separarlos de estos impidiendo su convivencia bajo el invento de falsedades en contra del otro progenitor por ello al estar en presencia de este tipo de problemas debe de acudirse inmediatamente ante un Juzgado familiar a dirimir la controversia respectiva a fin de que el juzgador ordene los estudios pertinentes tendientes a acreditar la misma con el objetivo precisamente de salvaguardar el interés superior del menor y garantizar su derecho de convivencia, esto es ahondar en los casos de rechazo hacia el otro progenitor para llegar a la verdadera causa que lo está motivando.

Por último, resulta notable destacar que mediante la acción de inconstitucionalidad número 120/2017, precisamente en su resolutivo Tercero, se declaró la invalidez de los artículos 420 bis, párrafo primero, en su porción normativa “so pena de suspendérsele en su ejercicio” y 441 fracción VI del Código Civil para para el Estado de Baja California ya que estos artículos atentaban contra el interés superior del menor.

*Maestro en Juicios Orales, abogado postulante

jperezayola@gmail.com

 

Comentarios