METAS & RETOS

San Quintín, tema de todos

Por Marco Estudillo Bernal*
viernes, 14 de febrero de 2020 · 00:00

La municipalización de San Quintín, es un tema que nos incumbe y nos afecta a todos en Baja California.

Con la aprobación del dictamen 29 del Congreso del Estado, que da rumbo a la municipalización de San Quintín, a la creación del sexto municipio de Baja California, hay preocupaciones que son sentidas y con fundamento, derivadas de la falta de información concisa de múltiples temas torales.

En esta etapa del proceso, es preciso socializar los estudios técnicos, financieros, de transparencia, de proyección que deben tener tanto el Congreso como los gobiernos estatal y municipal.

Es imperativo conocer los datos duros, que sustentan la factibilidad de los dos municipios, Ensenada y San Quintín, es preciso conocer sobre temas como deuda, finanzas, carga administrativa, predial, agua, educación, salud y seguridad entre tantos temas importantes.

Y es que tenemos que entender cómo se dividirá el tema presupuestal para los dos municipios, sin afectarse el uno al otro, porque hoy en día, y hasta el 2024, fecha en que se ha decidido la concreción del Primer Ayuntamiento de San Quintín, Ensenada seguirá administrando esa región, seguirá aportando, invirtiendo, generando deuda posiblemente, así que entender perfectamente bien estos temas, significará competitividad para los dos municipios.

Además, vendrán las implicaciones político, electorales y de democracia, tendrá que darse una nueva distritación en el Estado; Ensenada tendrá menos diputados locales y federales y San Quintín tendrá sus diputados locales y ya veremos que pasa con los federales, vamos, vendrán cambios importantes para el mundo político electoral en Baja California.

Y aquí cabe preguntar ¿porqué esperar hasta el 2024 para consolidar el primer ayuntamiento en lugar de hacerlo de una buena vez en el 2021?

Todo esto me recuerda la analogía, en donde un joven busca independizarse de sus padres para tener una mejor vida, es la historia de ese joven que llegó a la mayoría de edad y que está en busca de los benefactores mínimos necesarios para una vida digna, y este es un joven prometedor, que está listo y dispuesto a entrarle al trabajo duro, al compromiso, a salir adelante a alcanzar su potencial.

Al margen del nombre que sea (San Quintín – Ensenada), de discutir ideologías y de revisar cuentas, tenemos que trabajar coordinados, tenemos que ir como hermanos, tenemos que luchar por esa generación de empresas y empleos de primer nivel que impulsen la verdadera vida que nos merecemos.

San Quintín y Ensenada como municipios, juntos, tenemos que ir de la mano con las autoridades estatales a la federación, para luchar por participaciones federales, por recursos extraordinarios derivados de subejercicios de otras entidades federativas, tenemos que ser creativos consientes de que nuestro parentesco es poderoso y nos fortalece.

Las cosas claras, Ensenada y San Quintín, por décadas, han sido poco privilegiados por anteriores gobiernos estatales y el federal, el resultado de esa actitud, hoy deriva en la creación del sexto municipio, un tema que considero, aún hoy, podría ser diferente, conservando al municipio de Ensenada como está, pero tendrían que converger muchos temas, para que eso pudiese suceder.

Así las cosas, el sueño sin duda debe de ser fortalecer a Ensenada integral, a la Ensenada con San Quintín y lo importante hoy no es saber quien está a favor o en contra, sino entender que éste proceso al consolidarse, no debe significar una división, sino un proceso jurídico que pretende mejorar las circunstancias para todos.

Los esfuerzos en todo caso deben de estar centrados en lograr mayores participaciones del gobierno federal y estatal, que permita llegar más recursos a Ensenada y a San Quintín.

Son tiempos de cambio, son tiempos de temple, de visión, son tiempos de sumar, de multiplicar, de proponer, de aportar, es el tiempo de la generosidad, la confianza, la transparencia y el trabajo coordinado y colegiado.

Es tiempo de que la federación haga su parte de manera intensiva, y regularice ese 80% de la tierra que no tiene certeza jurídica y por ende, que no genera tributación, es tiempo de que el gobierno estatal invierta, apueste, le sume y se termine de poner la camiseta, siendo austero, reduciendo costos operativos de gobierno, para lograr el impulso que requerirá tanto Ensenada como San Quintín.

Hay un tema fundamental, para Ensenada y es que San Quintín, su tierra y mar, su bosque y su desierto, su pesca y su acuicultura, su minería, su turismo, su agricultura y sus bellezas naturales interminables son un gran orgullo, sin duda, San Quintín es parte del ADN de Ensenada, es tierra de oportunidades y de gente buena, trabajadora y comprometida, destinada a convivir en un futuro de éxito, resultado del trabajo permanente y con visión de largo aliento.

San Quintín es de todos, San Quintín somos todos y todos somos Ensenada, todos somos Baja California y todos somos México.

*Contador público, consultor de empresas, emprendedor, presidente de Consulten

Facebook: @MarcoEstudilloBC
Instagram: @marcoestudillomx
Twitter: @estudillo_mx

 

Comentarios