ECONOMÍA Y POLÍTICA

¡Todos pierden! II

Por Rolando Daniels Pinto
martes, 31 de marzo de 2020 · 00:00

 Las pérdidas son cuantiosas y, tarde o temprano, alguien deberá pagar por ellas

Arcángel Rojo

En la entrega anterior, se comentó que el resultado de la perversa e ilegal de la consulta pública sobre la empresa Constellation Brands, fue una variante del juego de la Pirinola, el de: Todos Pierden; y se enlisto como perdedores a los cachanillas y sus empresarios, a la CESPM, el Ayuntamiento de Mexicali, el gobierno estatal, Morena y don AMLO; a continuación se enlistan los demás perdedores.

Así, la democracia fue otra perdedora al ser degradada a una simulación de consulta, perversa e ilegal, en donde se empoderó a micro células sectarias y subversivas, lideradas por políticos oportunistas, bajo la mascarada del medio ambiente y el cuidado del agua, las cuales carecen de una representación social suficiente, pero que salieron airosas ante la apatía vergonzosa de la masa indolente de cachanillas.

Afirmar que con el remedo de consulta sobre la CB ganó la democracia – porque la gente fue tomada en cuenta – es un sofisma; también la democracia y la consulta ciudadana tienen sus reglas y no se respetaron; aceptar esa consulta y su resultado, equivale a festejar la impunidad del crimen organizado.

Pierde el gobierno federal, porque tal y como lo afirmó el Presidente AMLO, deberá destinar de sus escasos recursos públicos miles de millones de pesos para resarcir los perjuicios de suspender la obra de la CB en Mexicali, dinero el cual sería más útil gastárselo en salud y en apoyo a las MiPyMes.

Quizá por lo anterior la CB es quien menos pierde, ya que no sólo el Presidente la apoyará e indemnizará (aunque la tildó de corrupta); sino además, ahora se le abren 3 opciones (Sonora, Tabasco y Nayarit), de seguro con iguales o mejores condiciones de las obtenidas en Baja California.

Porque a lo mejor los ignorantes que se quejaban de los beneficios otorgados a la CB por el gobierno estatal anterior, no entienden que esa es la forma (otorgando exenciones y facilidades de gestión), como compiten los entidades federativas para atraer nuevas inversiones y aumentar sus empleos.

Llama la atención, que ante el anuncio de la consulta, CB poco hizo en su favor, ni para inconformarse con el proceso, ni para invocar el TLCAN, ni para socializar su proyecto; y ahora se aprestan a dialogar con e

l Presidente y su gabinete para “trabajar de cerca en un plan de acción que considere los grandes retos actuales y futuros que enfrenta México en lo económico y lo social.” ¡Qué barbaridad! Parece que a la CB le importa un carajo dejar colgados de la brocha a quienes la apoyaron. ¡Por eso nunca pierden!

Aunque hoy el tema es la CB, en el fondo está el paradigma de cómo hacer negocios en México, si se seguirán haciendo respetando las leyes y procesos legales vigentes – incluido el TLCAN – o será ahora mediante ocurrencias y reglas informales e inestables, dándole vista a lideres oportunistas y corruptos quienes anteponen intereses políticos y económicos para chantajear a gobiernos y/o a los inversionistas.

Si como lo señaló el Presidente AMLO, en el proceso de gestión para la instalación de la CB existió corrupción, con la ley en la mano debió actuarse para corregir y castigar a los responsables. ¿Dónde está la denuncia formal contra esa supuesta corrupción? Eso sí dignificaría la imagen del país y su gobierno; lejos de ello, se hace el ridículo con medidas populistas en aras de venganzas políticas.

Hoy los opositores a la CB festejan su triunfo, mas con el tiempo este se tornará pírrico por 3 razones: 1) Sabrán que fueron utilizados para venganzas políticas personales y quizá por ello la senadora León brindó otra vez con champán; 2) Serán sus hijos y nietos quienes pagarán la consecuencia de esa consulta ilegal al tener menores oportunidades en su futuro, y; 3) Se ganaron enemigos muy poderosos quienes ya los tienen ubicados y, por lógica, buscarán acotarlos en un futuro muy cercano. Al tiempo.

rdanielspinto@hotmail.com

Comentarios