DESDE EL VIGÍA

Tristes

Por Editorial El Vigía
miércoles, 16 de septiembre de 2020 · 01:16

El festejo de por el 210 aniversario de la gesta heroica que dio lugar a la independencia de México y a la conformación actual de nuestro país como una nación libre y soberana, fue muy triste.

Las 73 mil 406 lamentables defunciones llenan de luto nuestros corazones, las campanas más que de alegría tañeron como un triste recuerdo por cada uno de los padres, hijos, hermanos, familiares y amigos desaparecidos.

Los 80 mil 407 sospechosos de portar el virus seguramente están viviendo junto a sus familias, la angustia de la espera de saber si están o no enfermos.

Otros 708 mil 476 que ya se saben que están contagiados, junto a los 35 mil 272 enfermos activos viven la angustia de no saber qué pasará con sus vidas en el futuro cercano.

Mientras tanto 127 millones de mexicanos, vivimos en la incertidumbre sanitaria, muchos sin trabajo, otros más pobres que antes de la pandemia, algunos sin poder adaptarse a la nueva realidad en la que las habitaciones con como cuartos de hospital y la mesa del comedor como aula de clases.

Nuestros médicos, enfermeras, ambulantes y personal de apoyo en hospitales cansados.

Tan solo en Ensenada 329 víctimas fatales del Covid-19, y 3 mil 331 en todo el estado; el luto invade a igual número de familias ahora incompletas.

Más de 900 mil mexicanos, muchos de ellos sin trabajo desde hace meses, buscan cómo sobrevivir, mientras, la economía se derrumba a niveles insospechados amenazando con alcanzar a los que aún permanecen en la lucha diaria por sostener sus pequeños negocios que son o eran casi el 95% de todos los que existen en el país.

Anoche el grito de independencia de nuestros gobernantes no retumbó en la muchedumbre, no hubo la respuesta siempre alegre y emocionada de los mexicanos que hoy estamos ante una gran prueba que seguramente vamos a superar, pero a un enorme costo.

Hoy es 16 de septiembre de 2020, fecha que marcará las vidas de esta generación, el festejo de la libertad en confinamiento, ironía que, a no ser por lo trágica, sonaría divertida.

Solo hay algo que nos alienta y nos da esperanzas, la enorme capacidad resiliente que tenemos los mexicanos para imponernos a la adversidad como ya lo hemos hecho en muchas ocasiones a través de la historia.

Muchos ya lo están haciendo, en gran parte la batalla contra el Covid-19, la están dando las personas y los grupos que han logrado unirse en diversas formas de solidaridad para abrazarse en acciones que constituyen una luz al final del túnel.

A esta actitud solidaria y valiente se debe unir sincera y lealmente nuestras autoridades que por un momento deben olvidar la política y enfocar todo su esfuerzo en las personas.

¡Ánimo! Aún en la tristeza ¡Viva México!
 

Comentarios