DESDE EL VIGÍA

De acuerdo con el presidente

Por Editorial El Vigía
sábado, 5 de septiembre de 2020 · 00:16

Gobiernos de todos los partidos que no hacen su trabajo, lo hacen mal o ni siquiera sabían que lo tienen que hacer, optan por buscan culpables en otros y tratan de hacerlos responsables y hacer que paguen las consecuencias.

La ignorancia del Siglo XIX atribuía a los puercos muchos de los males que padecían las personas “porque comer la grasa del animalito era nocivo para el corazón”.

Más tarde se arremetió contra las tabacaleras por ser el tabaco causante de todos las afecciones y cánceres pulmonares y del sistema respiratorio.

Ocurre algo parecido con el alcohol que es el origen, pero no la causa de todos los accidentes automovilísticos.

Más dramáticamente en el tema de las drogas, que son dañinas, ¡claro que lo son!, pero en aquellos que no tuvieron la fortaleza moral, racional o social y hasta socioeconómicas para evitarlas, factores aplicables al consumo y tráfico.

Qué tal con la comida “chatarra”, dulces y saladas que llenan los anaqueles y que en ocasiones son las únicas fuentes de calorías o de todo el alimento de niños y adultos.

Existen las comidas pre cocidas como las sopas de vaso que consumen desde un humilde albañil que no tiene dinero, hasta un encumbrado ejecutivo que no tiene tiempo.

Y qué con los refrescos y bebidas endulzadas que la inmensa mayoría de los mexicanos consumimos como una alternativa al agua.

Todo lo anterior existe desde siempre, pero son productos que funcionan como las armas de fuego, no son malos por sí mismos, lo son porque la pobreza o la falta de cultura sobre la naturaleza de los mismos, provoca su consumo indiscriminado.

Salvo casos como algunas drogas, tal vez la solución no sea la prohibición, mucho menos que pagar más impuestos.

Hace tiempo se dijo que más impuesto a los cigarros permitiría atender a los enfermos de cáncer e inhibir su consumo, la gente sigue muriendo.

También se dijo que cobrando más contribuciones a los refrescos se atendería la obesidad y la diabetes, pero como país ostentamos los primeros lugares en ambos padecimientos.

Por eso estamos de acuerdo con el Presidente de la República en su desacuerdo con la propuesta de la bancada de Morena en el Senado de gravar refrescos, cigarros y alcohol para evitar su consumo….”.

“…es obligación del gobierno federal realizar campañas de orientación nutricional donde se informe de los riesgos en consumir alimentos chatarra, los cuales contienen altas cantidades de azúcar, sal y químicos”, reconoció.

“En el caso de los refrescos y productos industrializados, cigarros, alcohol, siempre se ha establecido como norma el aumentar los impuestos para que el gobierno tenga de esa forma dinero y pueda realizar campañas contra el alcoholismo, tabaquismo, contra los alimentos chatarra.

No estoy de acuerdo con eso, porque no se puede traficar con la salud del pueblo, no es ´dame y así ya puedes vender tus productos´”, dijo.
 

Comentarios