VOX@PÓPULI

La transparencia salva vidas

Por Dr. Álvaro de Lachica y Bonilla*
sábado, 5 de septiembre de 2020 · 00:16

Hace unos días, se dio a conocer que México registra la mayor cantidad a nivel mundial de muertes por coronavirus entre los trabajadores de salud, de acuerdo con un informe de Amnistía Internacional publicado el pasado miércoles 2 de agosto. Este informe, refleja la enorme vulnerabilidad con la que labora este gremio.

El estudio señala que el país ha reportado hasta el momento  mil 320 decesos confirmados por COVID-19 entre personal de salud, por encima de los mil 77 de Estados Unidos, 649 del Reino Unido y 634 en Brasil.

En Baja California, de los casos positivos de Covid-19 que se han registrado en la entidad, mas de 2,000 trabajadores de la salud, han dado positivo al Covid-19, mismos que son médicos, enfermeros o trabajadores de hospitales, clínicas o unidades médicas (casi el 25% de todos los casos conformados).

Las cifras también muestran, que del total de contagios entre el personal de salud de nuestro país, 41%  forman parte del personal de enfermería; 29 % médic@s; 27% otros trabajadores de la salud; 2% laboratoristas y 1% dentistas. Con el 92% de ellos tratados de una forma ambulatoria; mientras que en 1,834 casos se requirió una hospitalización; en 1,693 fue de gravedad y en 234 fueron intubados. Pero la tragedia no termina ahí: la proporción de personal médico y enfermería que muere en México por Covid-19 es cinco veces mayor que en Estados Unidos. 

En México, la tasa de contagio de personal de salud es seis veces mayor que en China y más del doble que en Italia. Con este informe, es posible que se reactive el debate sobre la cantidad extremadamente baja de pruebas de diagnóstico que se realizan en México, menos de una por cada 100 habitantes. A pesar de que las autoridades mexicanas se alaban de que todos los trabajadores de salud han sido analizados al menos una vez, eso parece insuficiente para personas que se han expuesto diariamente al virus durante más de seis meses.

Una parte de los contagios y muertes por Covid entre el personal de Salud, se debe a la exposición a una gran carga viral durante periodos largos. Otra parte se debe a la falta de insumos de protección, como nos hemos enterado por los medios de comunicación, que han sido constantes las quejas de los trabajadores de la salud, quienes incluso han salido a las calles para protestar, por la falta de materiales suficientes y de calidad para hacerle frente a la pandemia. Pero en gran medida estos contagios y decesos son producto de una deficiente capacitación e insuficiente entrenamiento para que el personal de salubridad sepa cómo cuidarse y prevenir el contagio. Considero que ésta alta tasa de contagio, es consecuencia directa de la contratación de personal médico y de enfermería sin que se les instruya adecuadamente sobre su propia seguridad.

La Secretaría de Salud (SS) federal ha presentado una vez a la semana, información sobre los contagios de Sars-Cov-2 del personal de salud de manera agregada, sin embargo, la información sobre cuántos médicos, enfermeras, personal de limpieza, laboratoristas, dentistas y otros mueren a causa del Covid-19 no está disponible en los sitios públicos del gobierno federal, aún cuando la información existe y se actualiza regularmente en el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, a cargo de la Dirección General de Epidemiología de la SS. Es por ello que sin importar el sistema en el cual se registren estos datos, la información contenida en éstos debe ser pública, transparente y oportuna. Por ejemplo, para poder disminuir los contagios entre el personal de salud, es importante saber en qué instituciones y hospitales ocurre el mayor número de estos contagios, de forma que puedan atenderse de manera focalizada, ya sea con mejor equipo de protección, con mayor capacitación o una combinación de ambas.

La única preocupación de nuestras autoridades de Salud, ha sido: que no se llenen los hospitales al mismo tiempo, reconvertir camas y adquirir ventiladores para la pandemia, pero es igual de importante: hacer más pruebas, administrar equipos de protección de calidad e impartir más cursos de capacitación al personal involucrado en la atención de los enfermos. Además de revisar una y otra vez la estrategia según vaya evolucionando la pandemia y ordenar una revisión a dicha estrategia de contratación, capacitación y equipamiento del personal sanitario basada en los datos.

Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, A. C.

andale941@gmail.com

 

Comentarios