MUJER Y PODER

¡Que Diferencia! Toma de protesta de Joe Biden

Por Natalia Vidales de Bitterlin*
jueves, 21 de enero de 2021 · 00:00


De veras que nos dio envidia. Nos dio envidia de la buena al ver el día de hoy, Miércoles primero de enero, la ceremonia de investidura de Joe Biden en la explanada del Capitolio de uno de los países más poderosos del mundo.

Todo impecable, todo en perfecto orden, emotivo, elegante, de clase, donde hasta el uso de cubrebocas de los asistentes se veía apropiado y solo aparecía como un mudo recordatorio de la dramática situación que prevalece en el planeta entero.

Pero la ceremonia, casi interrumpida por actos violentos de quienes pretendían imponer a Donald Trump, fue un parteaguas en el país.

Al programa, ni le sobraba ni le faltaba nada: hubo participación representativa de una ciudadanía heterogénea tanto en los puestos de poder como en la parte artística (incluyendo a los latinos, por supuesto)

Nada parece que quedó al azar.
Joe Biden tuvo el marco perfecto para convertirse en el 46º presidente de los Estados Unidos de Norteamérica; para ello y para enviar un discurso de unidad y esperanza no solo a sus pobladores sino al mundo entero.

Ver al hoy primer mandatario estadounidense, con su adecuada postura y vestimenta, y escuchar su positivo y motivador discurso de unidad y democracia, nos movió el alma, esta alma dolida día con día al escuchar hablar al presidente de México en Palacio Nacional, Andrés Manuel López Obrador, con su promoción de la discordia, confrontación, odio y división.

¡Que gran diferencia!
Reparar, restaurar, construir, unificar, fueron palabras que utilizó Biden en varias ocasiones en su primer mensaje a la nación. Pidió desterrar la ira, el resentimiento, el odio, el extremismo y la desesperanza.

Tendió las manos a sus oponentes y exhortó no solo a los norteamericanos sino a la población mundial a estar unidos porque de no hacerlo así… no habrá paz, ni avance, ni progreso dijo con mucha razón.

Gobernará tanto para quienes lo apoyaron en su campaña como para quienes no lo hicieron. No hubo ataques para nadie. Solo un mensaje de aliento y esperanza.

Sabe, y lo dijo, que se enfrentará a grandes retos pero -como también lo dijo- se puede empezar de nuevo.

¡Bienvenido Biden! Como mexicanos, nos conviene un vecino conciliador, culto e inteligente.

*Periodista desde hace mas de 30 años. Directora de la revista de análisis político MujeryPoder

http://www.mujerypoder.com.mx 

Whats 662 144-14-40

 

Comentarios