LA BUFADORA

BUFADORA

Por: El Mosquito
jueves, 14 de octubre de 2021 · 01:52

 
A diferencia de otros gobiernos, en otros tiempos, con otros nombramientos, todo hace suponer que las designaciones hechas por la gobernadora electa Marina del Pilar Ávila Olmeda han venido como diría el clásico, “como anillo al dedo”, porque sus ingresos a la vida pública –hasta el momento- ha sido terso, sin cuestionamientos y al parecer con aceptación por parte de los sectores en los que incidirá su trabajo en las diversas secretarías en las que les tocará realizar su trabajo.

 En el caso de Catalino Zavala ya estaba muy cantada su designación al frente de la Secretaría General de Gobierno; el nombramiento de Kurt Ignacio Honold Morales en Economía fue muy calculado, siendo un hombre emanado de la iniciativa privada, aunque con experiencia política, el sector lo recibió con beneplácito.

A Juan Meléndrez Espinoza, para la Secretaría del Campo y Seguridad Alimentaria no se le puso ninguna objeción, el poderoso Consejo Agrícola de Baja California no ha hecho ninguna observación a su nombramiento, lo que hasta cierto punto resulta lógico si se toma en cuenta que este hombre es un reconocido agricultor productor de trigo y sandía del Valle de Mexicali, que por cierto también ha incursionado en la industria de la construcción.

De Netzahualcóyotl Jáuregui Santillán y Lourdes Cáñez Martínez, quienes ocuparán, respectivamente, la Secretaría de Bienestar y el Instituto del Deporte y Cultura Física del Estado, respectivamente les ha ido muy bien con la recepción de los bajacalifornianos y de los medios de comunicación.

 Otro es el caso de Miguel Aguiñiga Rodríguez, muy conocido en el sector turístico de la entidad y con trayectoria en esa industria, no le ha ido nada mal, sobre todo porque en su discurso ha dado muestras de conocer del tema y que se puso hacer la tarea para darle buenos resultados no solo al gobierno de Marina del Pilar, sino a los destinos con que cuenta el estado, que son prácticamente todas las ciudades, que cada una tiene lo suyo. Pareciera que su aterrizaje ha sido sin contratiempos.

 A la futura titular de la Secretaría de Cultura Alma Delia Ábrego Ceballos, que le tocará una parte de la sociedad bastante crítica y diversa, le ha ido bastante bien, pareciera que su experiencia en el sector, como comunicadora y en las relaciones públicas le ha ayudado bastante.

De Alfredo Álvarez Cárdenas, futuro coordinador de gabinete, tal vez el segundo puesto en importancia después del Secretario General de Gobierno, no se han escuchado opiniones en contra. Lo mismo con la sanquintinenses y ex diputada Miriam Elizabeth Cano Núñez, futura secretaría de Inclusión y Equidad de Género, de futura creación en el próximo gobierno.

Un nombramiento que cayó muy bien en varios sectores de Ensenada fue el de la ex diputada Rocío López Gorosave, como oficial mayor y en el estado todo hace suponer que ya superó la prueba.

A Marco Antonio Moreno Mexía, propuesto para ocupar la Secretaría de Hacienda y a Rosina del Villar Casas, próxima secretaría de Honestidad y Función Pública, tampoco les ha ido mal y ya están en plena faena en la etapa final de la entrega recepción en el que juegan un papel clave.

Los puestos que por su importancia y delicadeza que al parecer también brincaron la aduana entre la sociedad bajacaliforniana fue el de los responsables del área de seguridad pública Iván Carpio Sánchez, coordinador para Asuntos de Seguridad Ciudadana; el empresario Juan Manuel Hernández Niebla, coordinador para la Integración Sectorial de Seguridad; y María Andrade Ramírez, comisionada estatal para el Sistema Penitenciario.

Entre los nombramientos realizados por Marina del Pilar hay personajes emanados de la política y el servicio público, policías o abogados experimentados, personajes del sector empresarial, con la característica todos, de contar con amplias trayectorias, lo que no es ninguna garantía de buenos resultados, pero habla del cuidado con que fueron seleccionados los próximos funcionarios del primer nivel de la nueva administración.

Los hay del equipo de la gobernadora, otros que son rostros nuevos en la política gubernamental y en los cuáles –seguramente- están sustentadas las respuestas de la próxima mandataria a las expectativas de la sociedad.

Como en todo nuevo gobierno, todos tienen el beneficio de la duda y la gran oportunidad de servir al estado que espera con ansia resultados tangibles y solución a los grandes problemas que se han venido acumulando a través de los años, particularmente Ensenada, tal vez el municipio con mayor rezago histórico y abandono en todos los aspectos.

Una buena señal del próximo gabinete, es el discurso inclusivo y de conciliación con la sociedad en su conjunto y con los grupos organizados, cámaras y organismos empresariales y los diversos sectores y actores que inciden en la vida del Estado.

Este zancudo no mete las manos al fuego por nadie, como todos, queda a la espera de buenos resultados. Obras son amores. ¡Esperemos!
 

Galería de fotos

Comentarios