DE NIÑOS Y OTROS ENREDOS

Las grandes epidemias

Por: Dr. Enrique Sicardi Aragón*
jueves, 14 de octubre de 2021 · 00:00

Muy pocos pueden dudar ahora de la actual situación sanitaria que estamos pasando y a casi todos queda claro que, gracias al desarrollo tecnológico y la excelente comunicación que hoy vivimos, esta pandemia se está pudiendo controlar y muy seguramente en breve, viviremos tiempos mejores.

El razonamiento y el conocimiento, así nos hacen discernir. Podemos razonar, pero si no tenemos conocimiento, puede estar errado nuestro juicio, eso ha ocasionado que proliferen las teorías de conspiración, las cuales, una vez analizadas, se demuestra su origen mítico, desgraciadamente muchos de los que hoy viven aterrados o se niegan a aceptar el peso de la ciencia, hacen más caso de lo que leen en las redes sociales que a las evidencias de los expertos. Recuerden, para aquellos, es más fácil aceptar que investigar.

Muchos de nuestros jóvenes y otros no tan jóvenes, viven aterrados por lo que les depare el destino con esta pandemia. El peor sentimiento es vivir con miedo “Aquellos que tienen miedo a morir, crían hijos con miedo a vivir” y hoy estamos criando jóvenes con medio al mundo, miedo a salir, miedo a vivir.

El mundo ha pasado por situaciones peores que las hoy vividas, salimos avante de las pasadas grandes epidemias y hemos logrado sobrevivir y perpetuarnos como especie.

1.- La Peste Negra, asoló al mundo entre los años 1347-1351 y se calcula que ocasionó la muerte entre 75 y 200 millones de personas. Algunas poblaciones devastadas y en otras, entre el 30 al 50% de su población fallecida, con incalculables perdidas económicas.

2.- Viruela (1520): 56 millones de muertes, además de que propició la caída del Imperio Azteca y de otros muchos imperios de América. En algunas islas del caribe, se extinguieron a las poblaciones autóctonas.

Y gracias a la ciencia, en especial a las vacunas, el 9 de diciembre de 1979, una comisión mundial certificó que la viruela había sido erradicada, y dicha certificación fue oficialmente aceptada por la 33ª Asamblea Mundial de la Salud en 1980.

3.- La Gripe Española (1918-1919): 40-50 millones de muertes. Mal llamada así, ya que dicha epidemia asoló a todo el mundo. Muy probablemente la Primera Guerra Mundial fue el factor que la propició y en los países participantes fue donde se registraron los primeros casos, pero debido al hermetismo de la postguerra, no publicaban sus datos y España que no participó, fue el que primero publicó sus casos y por eso se le definió a la epidemia como Gripe Española, pero inclusive en México, ocurrieron muchísimos casos de influenza.

4.- VIH/SIDA (1981 a la actualidad): 79.3 millones de personas han contraído la infección por el VIH desde el comienzo de la epidemia. 36.3 millones de personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con el SIDA desde el comienzo de la epidemia y la cifra continúa en aumento.

Con la mal llamada Gripe Española, hagamos un ejercicio: La población del mundo, entre 1918 y 1919, era de 1825 millones de personas, de las cuales enfermaron el 30% de la población y murieron el 2.5% del total de población.

La población mundial para el 2021, ronda en 7900 millones de habitantes y para el 30 de julio del 2021, COVID-19 había ocasionado 4.55 millones de muertes que correspondería al 0.05% de la población actual.

En cuanto a los contagios, se manejan cifras del orden de 219 millones de casos (2.77% de la población), dato el cual, muchos no estamos de acuerdo y me atrevo a pensar que son muchísimos más casos, y no se va a llegar a saber la cifra total ya que hay un incalculable sub-registro. Cada uno de nosotros, ¿cuántos casos conocemos de familiares o amigos que se han enfermado?

No le estoy restando gravedad a la actual PANDEMIA, estoy demostrando que gracias a la ciencia y en especial al desarrollo de las vacunas, esto que pudo haber sido muchísimo más grave, está en franco control.

Con los antecedentes de las otras epidemias, demuestro que si el mundo salió airoso de ellas, con mucho más razón saldremos triunfadores de la actual situación, siempre y cuando se haga la mayor cobertura de vacunación y que las personas sepamos mantener las medidas preventivas como evitar sitios concurridos, la higiene de manos, la buena ventilación y en especial, la sana distancia.

También hay que saber guardar distancia de otras personas que significan aún un riesgo mayor: Gente mala vibra, Fanáticos religiosos y mitómanos (entre ellos los de corriente antivacunas), Fanáticos políticos y los peores: Malagradecidos, desleales y envidiosos. De todos ellos, aléjese lo más posible.

El temor es uno de los sentimientos más desgastantes. La vida es bella si se disfruta y se enfrenta con valor y entusiasmo.

*El autor es médico pediatra

sicardi53@gmail.com

 

Comentarios