LA BRÚJULA

Cuando los pueblos no deciden

Por: Heberto Peterson Legrand
lunes, 18 de octubre de 2021 · 00:31

Cuando los países llevan a cabo determinadas transformaciones, producto de la voluntad popular, en ellos esta encarnando la vida democrática. Cuando las transformaciones son resultado de la voluntad de un solo hombre la democracia esta ausente y la autocracia tomo posesión, aunque este disfrazada de democracia…

En las democracias el gobierno de los pueblos esta sujeto al Estado de Derecho y es respetuoso de los derechos de sus gobernados y cuida que estos cumplan con sus deberes.

En las autocracias no hay más ley ni más voluntad que la del dictador en turno que generalmente tiende a quedarse en el poder para siempre.

Los pueblos que aplauden y reconocen los aciertos de sus gobernantes y a su vez critican, descalifican y rechazan sus desaciertos están dando muestras de madurez democrática.

Aquellos pueblos que todo lo dicho y hecho por el gobernante o autócrata lo aplauden para caer en actitudes serviles, se rebajan y claudican a su calidad de seres pensantes.

Los pueblos que renuncian a su libertad buscando la seguridad están renunciando a la esencia fundamental de todo ser humano: la capacidad de optar por aquello que lo engrandece y lo hace más persona.

Hay sociedades medrosas, anodinas, que no tienen conciencia de su papel y dejan que otros decidan por ellas. Estas no evolucionan, no saben de compromisos, son incapaces de participar y hacer que las cosas sucedan: tristes veletas de todos los vientos.

Las crisis a veces se convierten en campos propicios para que algunos se conviertan en dictadores porque la sociedad en que viven esta cansada, agotada, esta atrapada por una sensación de impotencia, necesitan de líderes que las sacudan, pero...lamentablemente, en algunos casos toman esos liderazgos algunos individuos que respondiendo a una “necesidad” ofrecen propuestas cuyo espejismo pasajero atrae por las medidas de una justicia “distributiva” que da lo que no hay y que después traerá consecuencias peores qué el mal que trata de eliminar...primero una borrachera que alegra el corazón y después aparece la cruda realidad que empobreció más a los más pobres y a las clases medias las paso a la pobreza…

Los pueblos están en medio de visiones estatistas que probaron su ineficacia, los hundieron en la pobreza y una manera inhumana e insensible, que tampoco en algunos países la ha erradicado.

La democracia implica dar educación cuantitativa y cualitativamente a los pueblos para que estén en mejores condiciones para la toma de decisiones.

Un pueblo mejor informado siempre estará adelante de aquellos que carecen de la información necesaria: dicen que información es poder cuando se informa con la verdad y no se usa la información distorsionada para manipular…

Cuando los pueblos deciden están siendo dueños de su destino, están construyendo su futuro, están ejercitando su libertad y están asumiendo la responsabilidad de sus decisiones para bien o para mal.

Hay otros países que no es la decisión libre del pueblo lo que las lleva a vivir dentro de determinados regímenes sino la imposición de un individuo que en algunos casos no convenció sino que compro los estómagos de los más necesitados... los instrumentalizo para luego imponerles su visión y sus intereses.

El paradigma es que los pueblos sean los que decidan y que para ello se ilustren lo mejor posible.
 

Comentarios