DE NIÑOS Y OTROS ENREDOS

Cirugía curativa vs cirugía voluntaria

Por: Dr. Enrique Sicardi Aragón*
jueves, 2 de diciembre de 2021 · 00:00

Dentro de los grupos médicos, los cirujanos se ostentan como los que sí “curan” y esto es totalmente indiscutible como en el caso de: apendicitis aguda, litiasis vesicular o urinaria, perforaciones intestinales, tumorales, problemas neurológicos y muchos más ejemplos, a lo que llamamos: Cirugía Curativa.

La accesibilidad a los servicios médicos y el apremio económico de algunos profesionistas han solapado los deseos de sus clientes y se permite que ellos decidan cirugías, aún en el caso de no requerirlas y qué mejor ejemplo que la cirugía plástica y ahora la estética, la cual cada vez es más solicitada aún en manos de personas no bien preparadas, las cuales, increíblemente, solo han tomado una corta preparación y en algunos casos en forma virtual. A esto le llamamos: Cirugía Voluntaria, donde te operan, aunque no lo requieras.

La operación cesárea es un recurso terapéutico y desde 1985 la OMS menciona que entre el 10 al 15% de los embarazos terminarán en cesáreas necesarias, sin embargo, desde hace varias décadas, el porcentaje de cesáreas se ha incrementado notablemente, llegando a ser en los hospitales públicos de hasta el 50% y en el medio privado, hasta más del 95%, de los cuales, muchos de dichos casos son por razones absurdas y en un porcentaje de ellas, la mujer solicita el procedimiento, y por supuesto, su médico solapa el deseo, sin hacerles ver los riesgos a la salud futura de su hijo. Sin embargo, la cesárea, no es el motivo del presente tema.

Recientemente se publicó un artículo en México intitulado “Fallecimiento tras liposucción”, donde narran el caso de una joven de 22 años, quien solicitó el procedimiento a una médico no especialista en cirugía y con solo un curso de medicina estética.

El motivo del fallecimiento se debió al uso inadecuado con anestesia local (?), lo que ocasionó dolor a la paciente y como reflejo, caída de la mesa recibiendo traumatismo cráneo-encefálico y muerte secundaria al mismo.

Como éste, hay muchos similares referidos en la literatura médica, en especial en la cirugía “estética” la cual es realizada por personal poco experto y como dice el dicho “el que no sabe es como el que no ve”.

La especialidad de cirugía plástica requiere, aparte de los seis años de la carrera base, tres o cuatro más de cirugía general y otros tantos de la subespecialidad, durante los cuales el educando logra participar en muchísimos casos de procedimientos normales y complicados y aprende en el cómo resolverlos, comparado con aquellos que se ostentan como cirujanos estilistas.

Existe la especialidad de medicina estética y antienvejecimiento, la cual se estudia después de la licenciatura en medicina y consta de un periodo mucho más corto, hasta donde he investigado, no hay una carrera de “Cirugía Estética”.

Los médicos tienen el derecho de ejercer la profesión en la cual se han adiestrado y el paciente tiene el derecho de elegir a sus médicos, pero él médico tiene el deber de indicarle al paciente las necesidades y presentarle los riesgos.

Los médicos no estamos para cumplir caprichos de los pacientes, muy comúnmente los pacientes solicitan al médico que le recete vitaminas o antibióticos, de igual forma solicitan tal o cual procedimiento quirúrgico y será la ética del médico la que decida o no realizar tal solicitud, lo primero, es no hacer daño (Primum non nocere).

Los propietarios de las clínicas privadas podrían ser juzgados por negligencia al aceptar que en sus instalaciones se realicen procedimientos por personal poco calificado, o por falta de vigilancia por no asegurarse de que el personal que trabaja en sus instalaciones cuente con las credenciales necesarias.

En México tenemos todas las leyes donde están claramente establecidos los parámetros que debe cumplir una persona para hacer una cirugía pero no se cumplen a cabalidad, nunca he sabido de un profesional o clínica que sea sancionada por estar realizando infinidad de cesáreas o procedimientos fuera de lo que marcan los parámetros internacionales. Se tiene que obligar a las clínicas a que cumplan con la ley.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y las secretarías de salud estatales, tienen que hacer su trabajo e investigar cómo están funcionando estas clínicas, porque están lesionando a gente vulnerable, gente que está sana, que no tendría por qué fallecer.

En cirugía estética no hay estadísticas al respecto, pero se sabe que las principales víctimas son mujeres jóvenes y población transgénero y en relación a las consecuencias a mediano y largo plazo sobre la salud del menor nacido por operación cesárea, sí se conocen las consecuencias, hasta el momento, no conozco una estadística como tal.

En México existen todas las leyes imaginables en salud, desgraciadamente, no se aplican. Hace unos años se publicaron los lineamientos y sanciones para La Práctica de la Lactancia Materna en los hospitales por parte de COFEPRIS y hasta el momento, ningún hospital ha sido sancionado.

Me pregunto: ¿acaso viviré para para ver el cambio?

*El autor es médico pediatra

sicardi53@gmail.com

 

Comentarios