LA BUFADORA

BUFADORA

Por: El Mosquito
martes, 7 de diciembre de 2021 · 01:10

 
Después de los muy pobres resultados que han obtenido los candidatos independientes, tras la elección de 2019 con Omar García, quien igualó los momios con PRI y PAN, la actuación del último regidor que ha quedado dos veces en elecciones continuas, Miguel Orea Santiago, ha terminado por enterrar el espíritu del independentismo.

Hay que decirlo como es: Orea Santiago ha sido el único defensor de la mayoría gobernante, de Morena, para el tema de mayor controversia, el de mayor desgaste, que como es la Ley de Ingresos municipales.

Ni siquiera el primo del alcalde, Sergio Ayala, o el nuevo D´artagnan, Artabán Novoa -hasta el nombre le va-, han sido los que en medios o en sus redes, expliquen o traten de convencer a la población de los beneficios de dicha iniciativa.

Tampoco lo fueron los aliados del Partido del Trabajo (PT), tan solícitos que son. Ha sido Orea, el independiente, el que ha salido a dar la cara, el que defiende el alza del impuesto predial.

Esa actitud de defensa airada, coincide con la designación de Moisés Ramírez Izquierdo, su aliado en la lucha independentista, como titular del Fideicomiso para el Desarrollo Urbano de Ensenada.

Ramírez Izquierdo, pareja de Yanci Karina Pérez, la regidora que cumplió el último tramo del cabildo anterior, en sustitución de Orea Santiago.

Si no es, parece moneda de cambio. Y dicen que, en la política, lo que parece es.

Los carniceros de hoy

 Dijo alguna vez Don Jesús del Palacio Lafontaine, aunque la frase es del dominio popular, que los carniceros de hoy serían las reses del mañana, adelantándose Don Jesús a los casi inevitables juicios populares que llegan cuando el gobernante deja la silla.

Esta parece una ley de la naturaleza, así se ha repetido con alcaldes, gobernadores y presidentes de la república.

La otra ley que se cumple, es la incredulidad del gobernante en turno. No lo cree, hasta que se encuentra con la realidad.

Cuchillito de palo
¿Cómo van con los aguinaldos para empleados de confianza?, ¿todo bien?, ¿Ya mejor la comunicación con el gobierno estatal? ¡Eso tilín!

¿De qué se habla en Ensenada?
Ensenada vive una etapa triste, difícil y de enormes retos.

Los decesos de personas que han acompañado esta parte de la historia por causa del Covid-19 son nuevos y demoledores frenos para la felicidad de las familias, pero son también pruebas de otra naturaleza. Aunque doloroso e importante, no es la idea por hoy.

El mundo también registra el ingreso de una generación quejumbrosa, nada le gusta, todo lo ignora y por eso todo lo cuestiona. Son los haters, inconformes hasta con ellos mismos. Pero tampoco es el propósito para este día.

La etapa triste que vive Ensenada es porque no tiene esperanza.

Las discusiones públicas de los actores de interés rayan en el absurdo.

No hay quien, ni desde el gobierno en sus tres órdenes ni de los actores privados o sociales, planteen la Ensenada de las siguientes décadas.

Se fueron actores con luchas inacabadas, como la de Alejandro Jara (+) que tanto pugnó por las nuevas instalaciones de una clínica del IMSS en Ensenada, se apagaron los impulsores de un parque comunitario y desarrollo comercial en El Ciprés, olvidados quedaron los proyectos de conectar con una carretera el Valle de Ojos Negros con Valle de Guadalupe y, del Aeropuerto, mejor ni mencionarlo.

¿A poco es la conexión de Chapultepec con Maneadero la obra del sexenio o de la década?, ¿son los dimes y diretes entre el gobierno municipal y los empresarios?

¿Qué con las demandas de transparencia?
No es por nada, pero despierta más interés en las redes sociales saber cuáles son los mejores tacos de carne asada o alcanza cobertura nacional el individuo ejecutado en el estacionamiento subterráneo del Mercado Mayorista en el corazón comercial de la ciudad.

No es sólo responsabilidad de quien gobierna. La sociedad tiene su papel como impulsor de la ciudad a la que aspira.

¿Qué hacemos si ninguno se interesa? Algunos empresarios cierran sus negocios por causa de inspectores voraces y en el gobierno la prioridad es multar, sancionar, perseguir, extorsionar, lo que lleva a los demás a guardar silencio, y con ello archivar la queja o la denuncia, no vaya a ser que también les toque.

Hace unas semanas, un empresario ensenadense fue al extranjero por agenda de negocios. Cuando regresó, después de recorrer algunas ciudades del primer mundo, lo primero que leyó en Ensenada fue el conflicto entre el alcalde Armando Ayala y la Cámara de Comercio. Una disputa por una silla en el presídium. De ese nivel, lo que ocurre en la ciudad y puerto que alguna vez fue la sede de la primera flota atunera del mundo y la que sigue siendo la que tiene más científicos por habitante. Ajá.
 

Galería de fotos

Comentarios