CARACOL, UN MUSEO PARA TI

Los planetarios como un medio de educación

Por Dr. David Hiriart*
sábado, 20 de febrero de 2021 · 00:00

Los teatros planetarios, comúnmente conocidos como planetarios, son una herramienta muy útil para la enseñanza de la astronomía posicional. En ellos es posible mostrar la apariencia del cielo nocturno desde diferentes ubicaciones en la superficie de la Tierra y en diferentes épocas del año.

De una manera visual, es posible enseñar y explicar las aparentes asociaciones estelares que forman las constelaciones y su interpretación por las diferentes culturas; explicar visualmente las trayectorias en el cielo de las órbitas solares y lunares; mostrar las trayectorias de los planetas respecto al Sol, la Luna y el resto de las estrellas; describir la rotación de las estrellas alrededor de la estrella polar; explicar las fases lunares, etcétera.

Todo esto y más, en un ambiente controlado que permite una mejor comprensión de los temas ahí presentados. Un planetario es también una herramienta de gran utilidad en el entrenamiento de navegación celeste, un conocimiento requerido para marineros y pilotos de aeronaves.

En un planetario se proyecta sobre una pantalla semiesférica una representación de la bóveda celeste vista desde un lugar sin obstrucción de la visión del horizonte, sin nubes y sin contaminación lumínica durante la noche. Esta proyección es dinámica y los objetos estelares mostrados en este cielo siguen sus movimientos diurnos a una velocidad que puede ser cambiada para mostrar sus trayectorias en la bóveda celeste.

En un principio, el término planetario se refería a cualquier dispositivo mecánico para describir los movimientos del Sol, la Luna y los planetas según la teoría predominante. En general, estos sistemas mecánicos eran pequeños y se volvieron populares desde principios del siglo XVIII aunque se han encontrado mecanismos primitivos similares, con teorías no heliocéntricas, desde la Grecia antigua.

El primer teatro planetario mecánico, un planetario contenido en un edificio, fue el Planetario Real de Eisige en Holanda construido a finales del siglo XVIII y que sigue operando hasta el presente. En el techo del salón principal de este planetario se presentan los planetas en forma de esferas metálicas que se mueven bajo la acción de un reloj de péndulo.

Con la llegada de la electricidad, los planetarios empezaron a utilizar lámparas de luz eléctrica con máscaras adecuadas para generar las constelaciones de las estrellas y de un sistema mecánico para el movimiento aparente asociado que permitía reproducir los movimientos de los objetos celestes visibles a simple vista. Estos proyectores opto-mecánicos empezaron a ser construidos por la compañía alemana ZEISS desde 1923 y llegaron a contener muchísimas partes ópticas y mecánicas.

El avance tecnológico digital produjo una revolución en los planetarios ya que los proyectores opto-mecánicos utilizados en los planetarios cambiaron a proyectores de imágenes digitales. Esto permite utilizar un proyector más sencillo físicamente, de mucho menor costo y de gran flexibilidad en los contenidos que puede proyectar.

Los proyectores digitales permiten hacer posible la movilidad de los planetarios y poder hacer exhibiciones en domos inflables. También existen ahora proyectores que utilizan luz láser que permiten una mayor iluminación y por lo tanto domos más grandes con capacidades mayores.

En México, existen más de 42 teatros planetarios abiertos al público. El primer planetario en México fue el Enrique Erro del Instituto Politécnico Nacional en la Ciudad de México inaugurado al público en enero de 1967 y que sigue en operación hasta el presente. En un principio operó con un proyector opto-mecánico muy complejo Mark IV de ZEISS, pero desde su apertura en 2007 tras su remodelación, cuenta con un proyector digital.

En Ensenada, desde 2016, Caracol Museo de Ciencias cuenta con un teatro planetario con capacidad para 45 personas y con un proyector digital, donde además de temas astronómicos, se presentan películas de interés educativo y científico en un ambiente envolvente. Actualmente se encuentra en remodelación y abrirá sus puertas en los próximos meses.

*Investigador del Instituto de Astronomía, UNAM-Ensenada y Asociado del museo
 

Comentarios