BARÓMETRO POLÍTICO

La mancha política

Por Susana Silva Gallardo*
martes, 9 de febrero de 2021 · 00:00
A poco más de un mes de la irrupción de grupos de extrema derecha en el Capitolio, Estados Unidos, más específicamente la Cámara Alta de su Congreso, atraviesa un momento de gran revuelo al ver cerca el juicio de impeachment contra el ex mandatario Donald Trump.

Aprobado por la Cámara de Representantes el pasado 11 de enero, el segundo impeachment de Trump vino con la novedad de que 10 representantes del Partido Republicano votaron a favor de que se sometiera al ahora expresidente a juicio bajo el argumento de incitación de insurrección al alentar a grupos a “retomar el país”, horas antes de que se sucedieran los hechos sin precedentes que se dieron en el Capitolio.

El juicio programado para este 9 de febrero se llevará a cabo en el Senado, y durante el mismo se dispondrá de 16 horas repartidos en dos días para que cada una de las partes pueda presentar sus argumentos.

Se debe de recordar que, hacia el final del juicio, se necesita el acuerdo de una mayoría de dos tercios del Senado, lo que aún no se tiene muy claro si se logrará, pues a pesar de que varios Representantes republicanos de la Cámara Baja votaron a favor del impeachment, la postura de los Senadores republicanos no ha variado mucho desde el primer juicio de impeachment que atravesó Donald Trump.

De lograrse la condena durante el juicio de impeachment, el Senado estaría abogando porque Trump no ocupe de nuevo un cargo público jamás, lo que impediría que corriera la contienda electoral por la presidencia en 2024, algo que ya había expresado que haría.

A pesar de que el juicio ya está en puerta, Trump lleva desaparecido del ojo público desde que Joe Biden tomó el poder el pasado 20 de enero. Tras su salida fortuita y de bajo perfil de la Casa Blanca, se sabe que él y su familia se mudaron a Florida, donde se le ha visto jugando golf algunas veces y no más.

Se equipo legal, sin embargo, no ha perdido tiempo para criticar la decisión del Congreso, alegando que se trata tan solo de un teatro político, una postura no muy diferente a la que tomó Trump durante su primer impeachment en 2019.

Los resultados se decidirán entonces en los próximos días, mientras tanto, lo que queda a la vista es que desde esta especie de status quo político que se encuentra nuevamente instaurado con la llegada de Biden a la presidencia, el impeachment no solamente atiende a esta visión catastrófica de traición a la patria, una noción muy presente en la visión política estadounidense.

Además, parece atender a llevar un mensaje donde la presidencia de Trump queda reducida a una mancha en el expediente político de Estados Unidos. Un llamado de atención, también, que sienta los precedentes de la conducta de los presidentes, es decir, hasta qué punto pueden actuar y creer que pueden salirse con la suya, algo que sin duda vimos recurrentemente en los últimos 4 años de trumpismo.

*Lic. en Relaciones Internacionales por el TEC de MTY campus Guadalajara

susanasilvag96@hotmail.com

Comentarios