DESDE EL VIGÍA

Viudas, viudos y huérfanos

Por Editorial El Vigía
martes, 9 de febrero de 2021 · 01:13

Muy lamentablemente se registran oficialmente en el país 1.93 millones de contagios por Covid-19, de los que 1.49 millones se han recuperado y 166 mil han fallecido.

En Baja California la situación no es mejor, al último corte publicado ayer, son 41 mil 745 los casos confirmados, mil 588 los sospechosos que casi siempre se convierten en contagios y 6 mil 910 fallecimientos.

En Ensenada no nos salvamos de la mala situación, el registro señala 6 mil 278 casos confirmados, 422 sospechosos y 964 fallecimientos, que tristemente, hoy serán más de mil.

A todo ésto se suma San Quintín que registra mil 729 confirmados, 98 sospechosos y 80 fallecimientos, a pesar de la dispersión poblacional en esa comarca y el trabajo al aire libre en los campos agrícolas.

Si las cifras oficiales reflejan la gravedad del asunto, la realidad es peor aún, debido al sub registro de fallecimientos por las muertes atribuidas a otros padecimientos, situación más marcada en las grandes ciudades del país, aunque localmente no estamos exentos.

La gran pregunta es ¿Qué está pasando con los deudos? ¿En qué situación psicológica, emocional, y económica han quedado después de enterrar o incinerar a sus muertos?

No se conoce algún programa de apoyo y seguimiento a las familias, hijos, padres, esposas y esposos de las personas que han tenido el infortunio de caer víctimas de la pandemia.

Es claro que se requiere de la decidida intervención de los tres niveles de gobierno para brindar auxilio inmediato a éstas personas cuyas vidas han cambiado para mal, por la partida de sus seres queridos, muchos de ellos el único sostén en sus hogares.

Hay casos de familias completas que han fallecido y otras donde los sobrevivientes son menores de edad o adultos mayores que no se pueden sostener por si solos y que en el peor de los casos, no tienen familiares directos que los acojan.

¿Qué pasa con las viudas que de un momento a otro se quedaron solas con la responsabilidad de la familia?

¿Qué ocurre con los hombres que perdieron a sus esposas y tienen hijos a los que mantener y educar sin estar preparados para ello?

¿O los adultos mayores que se quedaron si el hijo, hija, nieto o nieta que los apoyaba y atendían en su vejez porque murieron por la infección?

¿Y los niños que viven en la orfandad porque uno o ambos padres perdieron la batalla en contra del coronavirus?

Son miles de casos en el país y el estado, en Ensenada son mil tragedias cuyas víctimas necesitan ser atendidos en lo psicológico, la salud, lo económico y en lo social.

Son éstas situaciones en donde el gobierno debe dimensionar la tragedia y darle la prioridad obligada.

Todos podemos esperar la construcción de una banqueta, la pavimentación de una calle, el arreglo de una luminaria, la construcción de un parque.

Pero las victimas del Covid-19, necesitan atención inmediata. ¡Ahora!

En momento de nuestros gobiernos de demostrar su verdadera sensibilidad humana.
 

Comentarios