EL GABACHO GACHO

Jesuitas y perlas crearon Baja California

Por Le Roy José Amate Pérez*
miércoles, 31 de marzo de 2021 · 00:00

Una de las principales motivaciones de los jesuitas para establecerse en Baja California en 1697 fue perseguir su sueño de una teocracia, una sociedad completamente dedicada a Dios, con toda la actividad productiva al servicio de las misiones mientras trabajaban para convertir a los pueblos originarios.

Si bien hubo algunas quejas sobre el bloqueo jesuita en la economía, durante los primeros 50 años del gobierno jesuita nadie vino con el impulso empresarial, el respaldo financiero o el apoyo político para desafiarlo. Pero luego los cielos se abrieron y las arenas jesuitas cambiaron. Según lo registrado por el misionero Miguel del Barco:

A causa de una tormenta inusual… el mar arrojó una gran multitud de ostras perla, amontonando en ciertas playas desde el Paralelo 28 hacia el norte. Esta zona, hasta ese momento, no había sido trabajada por cazadores de perlas.

Los indios de esa costa, cristianos recientes, sabiendo que los soldados deseaban y compraban perlas, comenzaron a llevarlas en abundancia a los hombres de la escolta de la Misión de San Ignacio, entonces la frontera pagana.

Un acto de Dios trajo riquezas a los defensores terrenales de los jesuitas y, por lo tanto, creó la primera amenaza directa a su teocracia de Baja California. El soldado que se llevó la mayor parte de los beneficios de la gran bonanza de las perlas fue Manuel de Ocio, el yerno español del capitán, que aprovechó sus conexiones para negociar las perlas y hacer el comienzo de su fortuna. En poco tiempo renunció como soldado, invirtió en equipo de perlas y compró bienes para comerciar con los indios que aún recolectaban perlas.

Se lanzó el primer emprendedor de Baja California, y pronto descubrió que no era el único ansioso por romper el monopolio jesuita. En 1743, el rico en perlas de Ocio fue a Guadalajara, donde encontró empresarios deseosos de presionar por una colonia civil en territorio jesuita, y en 1748 había reclamado Santa Ana, sitio de una capilla jesuita abandonada donde un soldado español había descubierto plata en 1722. De Ocio creó su hogar y rancho ganadero allí, y comenzó a extraer plata cerca de la actual San Antonio.

Real Santa Ana fue el primer asentamiento secular en Baja California, y San Antonio hoy es considerado el pueblo más antiguo de asentamiento continuo de la península. Los jesuitas fueron expulsados de Baja California en 1767, pero una próspera economía secular lanzada por De Ocio se basó en la minería.

Ocio inició un gran auge minero en el área y de 1862 a 1926 la red de operaciones mineras de oro y plata transformó completamente el área, haciendo de El Triunfo y San Antonio los pueblos más ricos de Baja California. En el proceso. El Triunfo había sido un pequeño pueblo tranquilo de 175 almas en 1857, pero en 1890 se había convertido en un vibrante centro de más de 4.000 cuando la gente acudía en masa a la zona para hacer fortuna.

El dinero fluyó y los residentes invirtieron en la buena vida, se importó una gran cantidad de pianos de Europa, y los conciertos de música clásica y las actuaciones artísticas eran una característica habitual de la vida de la ciudad.

Los gourmands importaban manzanas de San Francisco y las cantinas importaban cerveza estadounidense de St. Louis y Milwaukee. Incluso se rumoreaba que Gustav Eiffel, el de la torre de París, diseñó en 1890 la chimenea de La Ramona, aún en pie, para la Compañía Minera Progreso. Si bien el museo afirma que no hay evidencia de que Eiffel haya diseñado la torre, para los fanáticos de Eiffel debe tenerse en cuenta que no hay evidencia de que él tampoco lo haya hecho.

Mineros mexicanos, franceses, alemanes, polacos, chinos, estadounidenses e ingleses, empresarios, maestros, comerciantes, artistas, comerciantes y otros que crearon lo que alguna vez fue la ciudad más grande de la península de Baja California con una de sus comunidades más diversas y fascinantes.

El Museo de Ruta Plata es parte de un proyecto mucho más grande de Christy Walton, heredera de una parte de la fortuna de Walmart, para crear en la región de La Paz, Baja Sur, “una economía próspera y un sistema social comprometido que respeta y nutre nuestro entorno único”.

“Sus empresas de Alumbra con sede en Baja California incluyen: Rancho Cacachilas, una organización de gestión de tierras que se dedica al manejo de ganado, jardinería, producción de miel y queso y actividades de ecoturismo.

Earth Ocean Farms, una empresa de cultivo de peces marinos en alta mar; Sol Azul, que se dedica a la producción de ostras durante todo el año y Tenaja Holdings, una empresa de desarrollo inmobiliario que administra el museo de la plata.

La integración de todos estos proyectos se encuentra fácilmente en el complejo del museo de la plata que incluye el Restaurante-Bar El Minero, un maravilloso destino culinario construido sobre las ruinas de una antigua cantina, donde en un día cualquiera se puede disfrutar del queso tradicional de Rancho Cacachilas, ostras orgánicas de Sol Azul y totoaba criada en granjas (en peligro crítico en estado salvaje) de Earth Ocean Farms.

El museo en sí fue construido en el sitio de algunos edificios abandonados que creen que una vez albergó una curtiduría, muy cerca de las ruinas de las operaciones de extracción y molienda de plata.

*Productor y conductor de Soul Street, domingos a loas 20:30 horas por 92.9 FM

leeamate@gmail.com

 

Comentarios