LA BUFADORA

BUFADORA

Por El Mosquito
martes, 6 de abril de 2021 · 01:48

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) es el lugar perfecto para los políticos caídos en desgracia que pretenden competir y ganar-perdiendo sin necesidad de ser militantes, beneficio que obviamente no será gratuito y de alguna manera lo tendrán que pagar una vez que asuman el cargo.

Para comprobar lo anterior basta con revisar las y los candidatos del PVEM a diputados plurinominales o de lista de circunscripción, porque figuran personajes que jamás han pertenecido a dicha fuerza política, y mucho menos tienen trayectoria como “ambientalistas”.

 Y además de registrar en esas listas a la clavadista olímpica Paola Espinosa, también aparecen Javier López Casarín, a quien se identifica como operador del canciller Marcelo Ebrard; Javier Herrera Borunda, hijo del ex gobernador priista de Veracruz, Fidel Herrera; y Luis Arturo González Cruz, alcalde con licencia de Tijuana.

Impulsan agenda
Legisladores de Morena demandaron que el inicio de las campañas no paralice el trabajo del Congreso y pidieron sacar adelante las leyes pendientes antes del fin de la legislatura.

El coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier, indicó que el proceso legislativo no debe detenerse por el clima electoral y anunció que esta semana convocará a los coordinadores parlamentarios para trazar la ruta de lo que serán las últimas sesiones antes de concluir el periodo ordinario, el próximo 30 de abril.

El problema es que de los 500 diputados 212 pretenden reelegirse y andan más metidos en la grilla que en su labor legislativa, y otros buscan brincar a diputaciones locales o alcaldías.

Que no intervengan

 Por su parte, Lorenzo Córdova Vianello, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), convocó a partidos y autoridades de los tres niveles de gobierno a conducirse con legalidad y a no intervenir en el proceso electoral.

En un video en redes, llamó también a los candidatos a llevar a cabo sus actividades de proselitismo respetando las leyes, sin realizar descalificaciones fortuitas y sin ejercer violencia en razón de género.

Córdova dijo que al día siguiente de las elecciones, el país seguirá siendo la casa común de todos y con los problemas que actualmente lo aquejan, como la pobreza, la desigualdad, la corrupción, la impunidad y la inseguridad.

Ante ello, precisó que se debe reconocer la necesidad de construir acuerdos a fin de inyectarle viabilidad a la democracia.

Obligación y derecho al voto
En medio de esa vorágine de presencias, discursos, imágenes y retórica en general, lo más importante al final en el clímax del proceso, que será el 6 de junio, es que las urnas se vean concurridas, de ser posible que no se quede boleta sin cruzar, porque sólo de esa manera estará valiendo a pena el esfuerzo que árbitros y jugadores están haciendo, en la competencia de las ideologías que es la democracia.

A clase flojos
No crea el lector que la expresión es contra los “profes”, sobre todo para quienes durante la pandemia fueron merecedores de todo reconocimiento y elogios, ya que no sólo reinventaron la forma de educar, sino que lo hicieron con sus propios recursos, dentro de sus propias casas y con una entrega a toda prueba.

Tampoco está dedicada a los padres de familia, quienes vivieron el karma de su anhelo de ver cómo y cuánto sufrían sus hijos en la escuela, porque fueron los progenitores, más que sus hijos, los que se tuvieron que aplicar para cumplir con las tareas de los peques.

Pensándolo bien, no fue para todos los educandos, porque hubo los que, preocupados por cumplir con el ciclo escolar, se las ingeniaron para tomar clases en teléfonos, propios o prestados, o en parques u otros espacios públicos para tener acceso a internet. Para todos ellos nuestros respetos.

Lo de flojos, y aquí el punto, es para los chavos y las chavas que, contando con toda la tecnología al alcance, se acostumbraron a permanecer en casa, a no levantarse temprano para tomar un baño y llegar a tiempo al aula, y esto porque muy probablemente antes de que concluya el ciclo escolar, muchos tendrán que regresar a la cátedra tradicional, para padecer, ahora sí, lo que antes tenían y no supieron atesorar. No lo dice el mosco, sino el señor de que vive en Palacio Nacional.

Operación limpieza
En el ejercicio de regreso a clases, alguien deberá estar planeando la forma en que se tendrán que acondicionar los planteles educativos, primero con una limpieza a fondo después de más de un año de permanecer cerrados, y después para cumplir y hacer cumplir los protocolos a que nos hemos venido acostumbrando los ciudadanos.

Con gel antibacterial, jabón para las manos, papel y sustancias que eliminen el virus, el presupuesto educativo se irá por los cielos.
 

 

Galería de fotos

Comentarios