LA VERDAD SEA DICHA

De mal en peor

Por Guillermo Hurtado Aviña
miércoles, 5 de mayo de 2021 · 00:27

Desde un principio su gobierno, en la práctica, dejó establecido que todo lo hecho con anterioridad estaba mal hecho, nada servía, estaba sustentado en la corrupción, de manera que había que destruirlo, costara lo que costara, por eso, diciendo y haciendo, le dio en la torre al aeropuerto de Texcoco, que llevaba el treinta por ciento de construcción, para después echar abajo la cervecera que se estaba edificando en Mexicali, también con el pretexto de la corrupción.

La destrucción de ambas obras, costaron a México millones y millones, que se tuvieron que pagar a los inversionistas por indemnizaciones por rescisión de contratos. Una gran parte de los mexicanos esperábamos que se procediera en contra de los supuestos corruptos, pero no, se puso en marcha el nuevo sistema de procuración de justicia, besos y abrazos, y lo único que quedó de estos asuntos fue que todo lo hecho por gobiernos anteriores es un foco de corrupción, y que los chicharrones de este sexenio son los únicos que truenan, porque no son iguales a los de antes. (¿?).

Esta forma de actuar de los que no son iguales, le va a causar mucho daño a Morena.

Más recientemente, el presidente de Morena, digo, el Presidente de México, le ordenó al Congreso Federal, que aprobara que el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, estuviera en ese cargo dos años más como tal, violando la Constitución Federal, que establece que el Presidente de la Corte estará en ese cargo cuatro años, esa iniciativa presidencial, que es inconstitucional.

El argumento de AMLO es que Zaldívar es un hombre íntegro, honrado y, además, que le tiene mucha confianza, lo que en buen romance significa que los otros Ministros de la Corte, no son íntegros ni honrados y que no les tiene confianza. ¡Vaya ofensa!

Esto es un exceso de poder, una violación descarada de los preceptos constitucionales, impropio de un funcionario que juró ante el Congreso y ante la vista de todos los mexicanos, cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes que de ella emanen. ¡Qué vergüenza!

No conforme con estos atropellos al Estado de Derecho, tiene el descaro de exhibirse como presidente de Morena, defendiendo a Félix Salgado, un sujeto que, como candidato, no cumplió con la ley, que dijo babosada y media, acusado por varias mujeres por acoso sexual y otra por violación.

El INE actuó con apego irrestricto a la ley y rechazó la candidatura de Salgado y la de Moro, rechazo avalado por el Tribunal Electoral, y con más ganas se les fue encima, tanto al INE como al Tribunal Electoral.

Andrés Manuel, con una rabia y abuso de poder, ha dicho en forma amenazante, que va a promover que el INE sea modificado y que pase a formar parte del Poder Judicial, cosa totalmente desquiciante. Quiere hacerlos a su modo.

Sumado a esto, tenemos algo más grave, sí, todavía hay algo más grave. Hace unos días declaró en una mañanera: “Al terminar mi sexenio me iré tranquilamente, si es que la gente me lo permite, y el creador”. Está confesando que quiere reelegirse o ampliar su mandato. Pensamiento Venezolano.

Los mexicanos no queremos un Chávez ni un Maduro. ¡Los mexicanos queremos un Presidente que lo sea solo seis años! ¿Verdad que sí?
 

Comentarios