LA BUFADORA

BUFADORA

Por El Mosquito
jueves, 10 de junio de 2021 · 00:00

Por difícil que sea creerlo, la del pasado domingo fue una jornada diferente, porque las antes bien formadas estructuras territoriales de los partidos Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI), simple y sencillamente brillaron por su ausencia en las casillas, en muchas de las cuales no pudieron acreditar a representantes.

Y además de que lo anterior refleja descoordinación y abandono por parte de los dirigentes de la coalición PAN-PRI-PRD, de acuerdo con el testimonio de algunos funcionarios de casilla con los que hemos podido dialogar, ambos partidos -y ya no se diga otros de la “chiquillada”-, no contaron con representantes en bastantes mesas de votación, a diferencia de quienes se enlistaron para defender el voto por parte de Morena y sus aliados.

La cuestión es que no es cosa menor advertir ese dato, porque el reclutamiento y capacitación de los representantes de partido debe ser el corolario de toda campaña política, pues ese es el ejército de hombres y mujeres que se desempeña como el primer filtro de defensa ante cualquier irregularidad, involuntaria o a propósito, para hacer valer la causa que defienden.

Pero, además, era de suponerse que, si no había representantes de partido o representantes generales para firmar las actas de inicio y fin de la jornada, así como las de escrutinio y cómputo, tampoco podían aspirar a que muchos ciudadanos acudieran a las urnas a votar por ellos.

 Los responsables de dicha falta de representación en Ensenada, son los dirigentes municipales del PAN y el PRI, Álvaro Ortiz Gutiérrez y Carlos Nava Sánchez, respectivamente.

Esto debe ser doloroso para los otrora paladines de la democracia, al menos para los militantes más fieles del PAN, a quienes se recuerda permaneciendo en las oficinas de los consejos municipales y distritales hasta horas de la madrugada, para escuchar, como música para sus oídos, el “canto” de los resultados de cada casilla, con toda la jauja que eso significaba al final de una jornada intensa.

Pero ahora las cosas cambiaron, es otro el ánimo, y ya no hubo pólvora ni metralla, al menos para esta elección. Tal vez para la próxima. Tienen tres años para reflexionar, organizarse y hacer un papel más digno, a la altura del financiamiento público que reciben.

¿Y dónde está el funcionario?
Otros que fueron víctimas de la fatalidad fueron los funcionarios de casilla, pues como nunca, tanto el Instituto Nacional Electoral (INE) como el Instituto Estatal Electoral de Baja California (IEEBC), sudaron la gota gorda para reclutar a los funcionarios de casilla, al grado que se tuvo que abrir el padrón, para “invitar a la fiesta” a ciudadanos que no eran del mes ni de la letra sorteados para esta jornada, y muchos y muchas finalmente no acudieron a la casilla el “Día D”, lo que obligó a hacer ajustes el mismo domingo muy temprano, y eso provocó la apertura tardía del proceso de votación.

A eso se debió también el retraso en el cierre, ya que los “valientes” que permanecieron toda la jornada contando votos, llenando actas y armando los paquetes, tenían escasa capacitación para cumplir con tan engorroso cometido, lo que debe servir de experiencia para próximos procesos, donde se debe poner especial énfasis en la instrucción de quienes levanten la mano para dar su día de descanso en pos de la democracia.

Aliancistas rayados
Por cierto, con base en “otros datos” aportados por conocidos de este mosco que fungieron como funcionarios de casilla, tanto Morena como el PAN podían haber competido en solitario sin necesidad de coaligarse con otras fuerzas políticas, al menos aquí en Ensenada; es decir, sin verse obligados a pagar cuotas incómodas a sus aliados, pues en esas siglas (Morena y PAN) se concentraron los electores ensenadenses al momento de emitir el sufragio. De haber sido así, ya estaríamos viendo más partidos sin registro, como en el caso del PT, PVEM y PRD.

Sin la marca Morena, candidatos como Amando Reyes Ledesma y Claudia Agatón Muñoz, tal vez, sólo tal vez, no estarían celebrando victorias.



Revelaciones
Quienes a pesar de los resultados adversos se mostraron como verdaderas revelaciones durante el proceso electoral fueron las candidatas a la presidencia municipal Brenda Mendoza Kawanishi del PAN-PRI-PRD; Carmen Lidia Salazar Guerra, de Fuerza por México; Elvira Karina Romero Gutiérrez, de Movimiento Ciudadano; las candidatas a diputada federal: por Fuerza por México, Alejandra Gutiérrez Castro; Pamela Castro Figueroa del Partido Encuentro Solidario; y, el candidato a diputado federal por Movimiento Ciudadano Armando Díaz Hoeflich.

Este mosco no se refiere a los votos que consiguieron, sino a la claridad y elocuencia del discurso de cada uno de ellos, distinto al de los políticos tradicionales, con algunas coincidencias porque los problemas son los mismos, pero con el añadido muy importante de expresarse como ciudadanos que sienten y viven el día a día igual que el resto de la población.

A algunos les faltó tiempo y dinero para avanzar más a otros les faltó partido y unos más carecieron de la estructura y el apoyo profesional adecuado, pero hicieron su mejor esfuerzo y fueron muy valientes al asumir el gran reto de vencer a un contrincante muy poderoso que es el movimiento vinotinto. Ojalá y sigan en la política, porque hace mucha falta la autenticidad y la decencia en este sector.
 

Galería de fotos

Comentarios