DESDE EL VIGÍA

¿Contrapesos?

Por Editorial El Vigía
jueves, 10 de junio de 2021 · 00:00

Cuando comenzó la fiebre para reformar la legislación electoral vigente en el país, con el propósito de garantizar la presencia de las minorías opositoras en congresos y cabildos, la mayoría de los analistas políticos de México coincidieron en el sentido de que la pluralidad en los aparatos legislativos federales y locales, coadyuvaría a generar los contrapesos necesarios para que las grandes decisiones se tomaran por consenso, y no por la voluntad de unos cuantos.

Sin embargo, a 25 años de contar con congresos y ayuntamientos divididos, no se observan avances importantes que alienten el crecimiento económico y desarrollo social, y esta es una de las principales razones por las cuales los electores se alejaron de las urnas, al concluir que todos los partidos son iguales.

Y ahora, para obtener la mayoría calificada en la Cámara de Diputados el presidente Andrés Manuel López Obrador, insinuó ayer en su conferencia matutina, que buscará negociar con los legisladores del PRI, así como de otros partidos.

“Con Morena, el PT y una parte del PVEM, no toda, se tiene mayoría del 50 más uno, que yo le llamo mayoría simple”, precisó el mandatario, pero señaló que, “si se quisiera tener mayoría calificada, que son dos terceras partes, se podría lograr un acuerdo con una parte de legisladores del PRI o de cualquier otro partido, pero no se necesitan muchos para la reforma constitucional”.

Al respecto, el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, respondió que aceptaría un diálogo con Morena, el partido del presidente, siempre y cuando fuera público.

Aseguró que el bloque opositor construido con el PAN y el PRD, es firme, pero que eso no impide tener un acercamiento con el gobierno.

“Se construye el bloque opositor para tener una agenda conjunta, eso no deja de lado que el PRI tenga una agenda propia y que nosotros nos sentemos a dialogar con el presidente, apuntó.

No obstante, Moreno aclaró que “(…) el diálogo debe ser con el frente opositor, no con él, ni con el PRI solamente; los diputados son para generar un contrapeso (...) dialogar sí, pero debe ser bajo un esquema de orden y cuidando siempre la mayoría calificada que se requiere para cambiar la Constitución, y que esos cambios obedezcan al interés nacional”.

Pero los hechos registrados en este último cuarto de siglo, demuestran que una configuración pluripartidista en los gobiernos federal, estatales y municipales, no logró abatir la corrupción, el nepotismo ni el tráfico de influencias.

Así que no hay motivos para festinar que el actual partido en el poder no haya logrado la mayoría calificada en los comicios del domingo pasado, porque la historia reciente evidencia que muchos representantes populares de oposición se venden, y venden caro su amor, y entonces las sesiones de congresos y cabildos se convierten en actos de pago por evento, donde los votos se pueden comprar sin importar el origen partidista.
 

Comentarios